¿Quieres Crecer?, ¡Hay que Salir de la Zona de Confort!

Desde que éramos niños nos enseñaron a vivir en nuestra zona de confort, ¡a temerle a lo desconocido!, adoptamos situaciones en nuestra vida y a pesar de que sabemos que podemos cambiarlas ¡no lo hacemos!

Muchas veces quedarnos en la zona de confort nos limita a crecer y a experimentar cosas nuevas que podrían ser satisfactorias. Nos perdemos de disfrutar el éxito viviendo una vida rutinaria que en determinado momento nos deja de dar bienestar. ¡Pero no nos importa porque nos sentimos cómodos donde estamos!

¡No me refiero únicamente a nuestro trabajo!, muchas veces son situaciones de nuestra vida cotidiana que nos negamos a cambiar.

Le tenemos temor a lo nuevo, ¡esto es normal! Pero debemos buscar soluciones para realizar cambios, en nuestra vida, que nos ayuden a mejorar y a crecer, ¡en todos los aspectos!

Perder el miedo a salir de nuestra zona de confort empieza desde dentro, es algo que debemos definirlo nosotros, es una decisión emocional, tenemos que aprender a cambiar nuestros pensamientos, ideas y sentimientos que no me dejan crecer. Los limites los ponemos nosotros, mentalmente decidimos que no podemos hacerlo, ¿qué es lo peor que nos puede pasar, fracasar?

Si somos positivos y perseverantes, nos ponemos metas y trabajamos duro para alcanzarlas ¡lograremos el éxito! Nosotros definimos nuestros alcances, y somos nosotros los que definimos las barreras, ya sea por los prejuicios con los que crecimos o por los estereotipos sociales.

Crear hábitos nuevos ayuda a mejorar y es una forma de superarnos. No hay que dejarse vencer durante nuestro proceso de cambio y lo más importante: ¡Nunca permítanos que nadie nos diga que no podemos hacerlo!

Tomemos la decisión acerca de lo que queremos cambiar en nuestra vida; ya sea mejorar en nuestro trabajo, bajar de peso, arriesgarnos en algo nuevo. Somos los dueños de nuestro futuro, visualicemos nuestras ideas y alcáncenoslas, no nos dejemos vencer en el intento, ¡El triunfo es de los valientes!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.