Cómo aprendí de primera mano que no siempre la solución a los problemas de un sistema está en los logs, sino en fallos provocados por el “factor humano”.