Juicios y Prejuicios

Daniel Brühl (actor alemán, en un dado caso de que no lo conocieran)

¡Wilkommen! (Bienvenidos en alemán)- perdón quería empezar con una palabra atractiva y tome la oportunidad de usar un poco de lo que he aprendido de mis clases de Alemán. ¡No! no se significa que me voy a volver un comunista. Solo quiero aprender otro idioma, tal como lo hace el actor Daniel Brühl, quien habla alemán, español, catalán, francés e ingles.

En fin, ya que tengo su atención me toca hablarles sobre un tema que considero que es de sutil importancia que hay que discutir.

Dentro de la opinión pública tenemos los conceptos de “Opinión” y “Actitud”, en donde ambos conceptos han tenido una mala interpretación o más bien no ha quedado claro cual es el papel de ambos dentro de la Opinión Pública.

La opinión es conocida como “respuestas verbales y observables ante un tema o cuestión” (Prince, 1992, pág. 71). También las opiniones son conocidas por ser expresiones o juicios conscientes que son carácter razonativo y menos afectivos. Sin embargo según Prince (1992) las opiniones también podían ser juicios mentales, privados e internos.

Ahora la actitud es descrita por (Prince, 1992, pág. 71) como “una predisposición o tendencia psicológica encubierta.” También se le conoce como un orientación global y permanente hacia un gran número de estímulos. Para entenderlo desde un punto de vista más coloquial, las actitudes son los materiales o ladrillos que forman las opiniones.

Si no pudieron comprenderlo tras esta breve presentación formal sobre los conceptos, no se preocupen se los puedo explicar con un ejemplo desde el punto de vista de un futuro cineasta, que en este caso soy yo.

La industria del cine siempre ha dado de que hablar en cuestión de castings, anuncios de películas o premiaciones. Si recuerdan bien cuando anunciaron a Ben Affleck como el nuevo Batman, hubo un gran número de opiniones negativas sobre la elección de este actor y hasta hubo una petición en change.org para que volvieran hacer un cast. Ahora el disgusto es la actitud que tuvieron debido a que muchos conocían la reputación del actor tras el fracaso que tuvo con la película de Daredevil del 2003, desde entonces muchos fans se predispusieron de que era una mala elección y su respuesta fue atacar las redes sociales para expresar su opinión y hasta llegar al punto de crear una petición para volver hacer el casting.

También está el caso de los Óscares. Actualmente hay dos películas que compiten por las mejores estatuillas, La La Land y Moonlight. Después de saber que para algunos la película de La La Land es sobre gente caucásica buscando lograr su sueños y en donde para algunos espectadores, la película presentaba contenidos racistas, generó una actitud negativa por parte de algunas personas, terminaron opinando que la película estaba “sobrevalorada” y que Moonlight merecía ganar por ser un historia real retratando los problemas de un chico afroamericano durante varias etapas de su vida.

Si lograron entender mucho mejor estos conceptos con los ejemplos que mencioné anteriormente, me gustaría avanzar con algo más crucial.

Retomando con la analogía de que las actitudes son los materiales o los ladrillos de la opinión, debo decir o bueno en mi opinión que está del todo erróneo. Muchos consideran que la actitud influye mucho en generar la opinión, lo que está en un cierto punto correcto, pero no debe ser así. Desde mi punto de vista me gusta entender a la actitud como los prejuicios que tenemos por ciertas experiencias de algunos asuntos o temas, tras estos prejuicios nos saltamos el paso de razonar para poder generar una verdadera opinión. Si se dan cuenta los dos ejemplos que presenté anteriormente se mueven mucho por los prejuicios de experiencias pasadas, Ben Affleck era mala elección por que estuvo mal en Daredevil, La La Land es racista por que es sobre gente caucásica y ellos son racistas. Pero ni siquiera se dan la oportunidad de razonar y juzgar por si mismos si es del todo cierto.

Es importante tomar esto en cuenta para la opinión pública por que debemos evitar generar opiniones influenciadas por nuestros propios prejuicios. Tal es el caso del nuevo presidente de Estados Unidos que todas sus opiniones están generadas por sus actitudes. La juventud es un ejemplo en donde vemos como generan sus propias opiniones según lo que creen que es correcto para ellos, sin tomar en cuenta sus prejuicios. Algunos consideran que los jóvenes no le toman la mayor importancia a asuntos de política y sobre los derechos humanos, sin embargo yo he notado que hoy en día a muchos adolescentes o como mucho les dicen “Millenials” participan usando las redes o cualquier otro medio para generar su opinión. Un ejemplo evidente fue la participación de los jóvenes ingleses que participaron en la votación del Brexit. El problema es que hay mucha gente de generaciones más grandes que consideran las creencias de los jóvenes como un peligro que solo creará caos y por esa razón prefieren seguir con una creencia más conservadora.

Para finalizar, solo quiero decir que todos, no solo a los adultos también a los adolescentes, debemos de escuchar, razonar y comprender los asuntos que nos rodean para generar una opinión objetiva, sin involucrar nuestras actitudes para nuestro beneficio y el de todos.

¡Auf Wiedersehen¡