Cómo empezar un negocio exitoso en 5 pasos

Empezar un negocio no debería ser tan difícil, pero lo es. Aunque hay algunas cosas que, si sabes hacerlas, te pondrán en ventaja mucho más rápido de lo que crees. Tu competencia no sabrá de dónde viniste ni adónde vas tan de prisa, pero eso es lo de menos; si te enfocas en ti y en estos 5 puntos, verás como el éxito toca las puertas de tu flamante nueva oficina antes que tu primer cliente. Asegurado.

1. TU ELEVATOR PITCH

El Elevator Pitch es básicamente la forma en que le dices a la gente lo que haces. Esta parte es fundamental, ya que debes ser capaz de decir lo que haces de una forma creativa y en 10 segundos o menos. Si necesitas explicar términos rebuscados, contar proyectos pasados o pasarte 3 minutos sin haber dicho todavía el beneficio de hacer negocios contigo, debes trabajar más en tu elevator pitch. Además, este posible prospecto de cliente también debe ser capaz de pasar esa información a sus contactos fácilmente, así que hazlo fácil, claro e impactante.

Cuando un potencial cliente me pregunta por lo que hago, yo contraataco preguntándole si hace muchas presentaciones y discursos. Cuando me responden que sí, les digo “Pues nosotros (Slide Studio) diseñamos presentaciones que te hacen lucir muuuy bien.”

Trabaja en tu elevator pitch como si de eso dependiera conseguir nuevos clientes, porque en cierta medida es así.

2. TU NICHO DE MERCADO

Tratar de ayudar o servir a todo el mundo es un gran error. Tienes que enfocarte en un solo nicho de mercado para así empezar a ser el mejor referente en tu rubro. Por más extraño que te parezca, mientras más específico es tu nicho, más fácil es obtener nuevos clientes y referencias. En lugar de ser una empresa de marketing que hace activaciones, publicidad, social media, diseño, etc. para clientes de todo tipo; sé la mejor empresa de social media para hoteles, restaurantes y empresas en el rubro de la restauración. Que no te dé miedo perderte de otros mercados y oportunidades, te doy mi palabra a que te irá mucho mejor si empiezas a convertirte en la empresa referente en un solo nicho de mercado, en lugar de hacer “de todo un poco” y “para todos”.

Escoge sabiamente a tus clientes, y acuérdate que mejor ser un gran pez en una pecera pequeña, a ser un pez pequeño en una pecera grande.

3. TU MARCA

Cuando digo tu marca, no hablo solamente de tu logotipo, hablo de la PERSONALIDAD de tu negocio. Así como tú no eres solo un nombre, lo que haces es más que un logotipo bonito, y eso se refleja en todo lo que muestras a tus clientes: desde tus productos finales o el material con el que te promocionas (tu página web, la forma en que creas tu contenido, etc.), hasta la energía y pasión con la que trabajas. Así que no cometas el error de crear una marca que no muestre lo que en verdad eres.

Tu negocio debe ser un reflejo de ti (y de tus socios, si los tienes) para que empieces a atraer solamente el tipo de clientes con los que mejor trabajes, eliminando todos los demás; es decir, aquellos que no compartan tus mismos valores, ideas y visiones. Y los que no pagan a tiempo, claro.

4. TU PÁGINA WEB

En los tiempos en que vivimos, si no tienes una página web, no existes. Tu página web no solo sirve de puerta profesional abierta al mundo entero 24/7, es donde tu mercado objetivo puede entrar cuando quiera a aprender más sobre ti, y mirar lo que haces y cómo lo haces. Debes saber que tener una página de Facebook ayuda, pero no es completamente casa tuya, y eso hace que sea difícil mostrarte como eres (tu marca, tu estilo, tu imagen).

Como consejo, te recomiendo tener una página web simple, clara, moderna, que sobresalga y que explique rápidamente lo que haces. Olvídate de los miles de botones y acciones que confundan a tus visitantes (¿en verdad necesitas un contador de visitas y música de fondo?) y opta por lo básico y lo minimalista. Además acuérdate de diseñarla pensando en el SEO (palabras clave que se posicionen en Google), la funcionalidad (llamadas a la acción, “comprar ahora”, “contáctanos”, etc.) y la adaptabilidad (que se vea bien tanto en una computadora como en un teléfono móvil o tablet).

5. TU VISIÓN

Es importante saber lo que quieres en la vida y en el trabajo, y no olvidarte nunca el por qué haces lo que haces. Definir tu visión al empezar tu negocio y revisarla constantemente, te permite dirigir tus energías siempre en la dirección correcta. Y sin importar lo duras que se pongan las cosas a veces, acuérdate que la energía negativa siempre te lleva a resultados negativos. Por eso ama siempre todo lo que haces y la gente (tus clientes, proveedores, socios, etc.) te amará también.

Y cuando tengas problemas amando lo que haces y tu visión como consecuencia se nuble un poco más de lo que esperabas, sigue inspirándote. Mirar, escuchar, leer y conectar con todo aquel (y aquello) que se alinea contigo y lo que eres, mantendrá el fuego de tu negocio ardiendo.

Ahora ponte en acción. El conocimiento no sirve de mucho si no estas dispuesto a ponerlo en práctica. Y ya que estamos en esto, no te olvides tampoco de ser tú. La gente conecta con todo aquel que se muestra como es, así que no trates de ser (u ofrecer) algo que no eres (o tienes). Sé auténtico.