Cuaderno de quejas

Un supermercado de made in china:

¿ Qué cosas pienso de ti esta noche Carlos Baúl del aire

dando vueltas por las góndolas laterales bajo los árboles

navideños con regalos por encargo como un trineo alquilado

carga nafta en el surtidor de la luna llena ?

En mi dieta cansada y arrastrando imágenes que me endeuden,

frené entre frutas de genes de monos fluorescentes,

repitiendo la lista a carcajadas.

¡Qué melones y bananas, cuantas hormonas pudriéndose sin olor!

Familias completas se sacan fotos entre precios.

Pasillos llenos de hombres solos.

Esposas donde las esposas, spray paralizante y herramientas.

Bebés donde las bebidas que emborrachan armando un carnaval de onomatopeyas –

y tú, ¿qué estás haciendo allá entre el trigo?

Te vi Baúl del aire sin habla pero lúcido

como una madre abandonada comiendo salamines

y mientras masticabas eructabas suave como quien suspira

a las promotoras un piropo.

Te vi llamando a los encargados para asesorarte:

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina,

con qué artículos de limpieza limpian made in china,

en caso de catástrofe puedo dormir aquí?

Anduve deambulando entre chimeneas de latas opacas

perseguido por los ojos seguros de made in china.

Burlamos yingles cantando paquetes errados por los grandes corredores:

en nuestro 2 x 1 caprichoso catando petacas y probando perfumes,

robando números de teléfono y bombones, y sin pasar todavía por caja.

¿Adónde vamos Carlos Baúl del aire?

El mediodía permanente nos sigue explotando,

¿qué excusa de luna tendremos esta noche?

Toco el cuaderno de quejas y sueño con la justicia en made in china.

Y me siento injusto.

¿Marcharemos acaso hacia el sueño a través de pastillas revolucionarias?

Los árboles navideños añaden sombras con sus luces y sombras.

La gente envuelve y espera recibir sus propios regalos.

Nos sentimos desofertados.

¿Marcharemos acaso despiertos hallando enamorados

mientras los automóviles rojos, blancos y azules

insisten en aparcar la canasta básica hasta mañana,

y nosotros sin dos, sin tres, sin cuatro zanahorias?

Ah, enfermo querido y viejo amante sincero,

¡ con qué carnicería te encontraste cuando Caronte

dejó de empujar con muletas su bote y gritaste “tienda”

en una iluminada vidriera

y permaneciste atónito observando cómo subastaban

las muletas, tus migas y hasta el bote

en las cajas plateadas como el agua de

Made in china !

de Made in china (libro inédito)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.