El dinero; un sofisma de distracción…

La vida es un regalo estupendo; es una gracia divina. Cada tramo de la vida que te corresponde vivir es eminentemente evolutivo y debe trascender de lo material, a lo mental y espiritual.

La vida no es sólo “nacer y morir” como la mayoría de la gente cree, y mucho menos existir tan mediocre o simplemente en este contaminado, deshumanizado y materializado mundo… en una envanecida sociedad avara, egoísta, de consumo y de formas de vidas o apariencias ridículas, donde el anodino o más astuto quiere presentarse al mundo como el más sofisticado, queriendo ganar poder y admiración únicamente por su dinero o astucia, pisoteando todo lo que se encuentre en su camino, ignorando que hay cosas que no lo son todo en la vida y que el dinero solo se ha convertido en un sofisma de distracción en donde tontamente desperdiciamos la maravillosa experiencia de vivir.

En esta sociedad donde tener más, significa ser más… sin poder llenar nunca nuestra necia ambición… derrochamos el gran tesoro que es la vida, sin sentarnos nunca a analizar esa ciega o trivial meta, que a la postre se hace extravagante y efímera, y en la que gastamos toda una preciosa existencia.

Sin nunca haber aprendido a vivir como se debe y mucho menos conquistar nuestros propias montañas… sin comprender los verdaderos valores y tesoros de una vida sabia -a través del desarrollo de nuestros grandes tesoros, talentos y poderes espirituales, fisicos y mentales que aun no alcanzamos a cultivar-, el dinero será sin nduda un sofisma de distracción...

Así, por hacer dinero estamos llenando el mundo de miseria, de prostíbulos, de crímenes atroces, de secuestros, de hurtos, de pandillas y de violencia en general, lo mismo que de infames veleidades políticas que hacen desaparecer la justicia social y la democracia; -para no hablar del hambre, la pobreza y la miseria creada en el mundo para más de las dos terceras partes de los habitantes del planeta, y de la indiferencia y egoísmo incrementados por los déspotas que ostentan el poder, por los áulicos y secuaces mediocres que los siguen y por nuestros mismos conciudadanos, empeñados en una tremenda estulticia o fugaz fantasía de querer ser dueños en la forma más ignorante de mucho o de todo-.

Sí, hemos creado una falsa filosofía de la vida y un sofisma de distracción desde mucho antes de los hedonistas griegos, que consideraban el placer como el único fin de la vida… la existencia humana tiene un fin superior y mucho más noble, que no hemos sabido descubrir y mucho menos entender.

Nacemos de un padre y de una madre, y somos parte también de una patria o comunidad a quienes nos debemos por entero… y seguiremos debiéndonos, ya que somos y seguiremos siendo la suma de ella y de la humanidad en general.

No persigas espurios ideales, antes reconoce que la vida es un regalo estupendo; es una gracia divina. Esto que somos regresará un día al seno de quién lo creó sin ningún aditamento material… como dice la canción “nada te llevarás -se refiere a lo material-, cuando te marches, cuando se llegue el día de tu final…

Aclaro que no es malo tener dinero. Sin duda, es el deseo del Supremo que “seamos prosperados en todas las cosas”. Sin embargo, cuando el dinero se convierte en un sofisma de distracción, entonces caemos y nos alejamos del propósito Superior de la vida…

Podemos ser prosperados abundantemente sin que ello comprometa nuestra moral, nuestra ética, nuestro compromiso social y nuestro amor al prójimo y a la tierra que nos abriga como hogar.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.