El síndrome de la modernidad…

Es muy raro estar en medio de un grupo de personas sin menosprecio del espacio y no encontrarse con que un altísimo porcentaje de está concentrado con su teléfono en mano.

¿Pasas pendiente de las actualizaciones de tus redes sociales?

Es muy fácil notar que la mayoría de las personas revisa su terminal celular mientras trabaja, durante los tiempos de comida, en reuniones con amigos, en el baño, antes de dormir, bla, bla, bla. Y es que existe hoy una necesidad que tienen muchos de estar pendientes de manera constante de lo que le pasa al resto y de cómo lo expresan en las redes sociales.

A esta adicción se le conoce como FOMO (Fear of Missing Out), o bien como “el síndrome de la modernidad”.

Se trata de un concepto nuevo, algo que afecta a muchos usuarios de terminales celulares y de tecnología en general. Se refiere a la sensación de sentir que te “estás perdiendo cosas mientras los demás se divierten en el mundo virtual”.

Una persona que padece de este síndrome no puede dejar de estar pendiente de sus dispositivos electrónicos y de lo que ocurre en las otras realidades.

Es más que miedo a la exclusión, ya que puede generar sensaciones de ansiedad o inferioridad. Este temor no es nuevo entre individuos de una sociedad. Es muy común especialmente entre jóvenes menores de 30 años que sienten que pueden quedar alejados de algún evento social que ha ocurrido y del cual no fueron parte. Se caracteriza, además, por el deseo de estar conectado permanentemente a lo que hacen los demás, ¡sin perderse detalle!

Se ha comprobado que quienes padecen “el síndrome de la modernidad” se sienten inferiores a sus demás congéneres que por ejemplo, estuvieron presentes en un evento social del que subieron fotos divirtiéndose. O de los que tienen extrema necesidad de publicar donde están –sobre todo si visitan sitios que los hacen sentir superiores- y con quienes se están rodeando.

La sensación de no poder estar presente en todo y sentir que se está perdiendo de algo es lo que produce la ansiedad que las personas que la padecen no pueden manejar.

Las redes sociales son las desencadenantes del fenómeno que puede producir algunos trastornos en la salud por la ansiedad que provoca a través de ese deseo constante de estar conectados con todo lo que hacen los demás todo el tiempo.

Los síntomas para saber si lo adolecemos se manifiestan en por ejemplo; en no poder comer o dormir sin revisar tus redes o estar pendiente de tu terminal.

Es meritorio tomar conciencia de lo que pasa frente a nuestros ojos. Hoy muchas cosas que están pasando en el mundo real que son más interesantes que las que acontecen en el mundo virtual. Si logramos estar más atentos a nuestra realidad que a la de nuestros dispositivos electrónicos; seguro estaremos más conectados, más tranquilos, más relajados y con menores niveles de ansiedad y muy lejos del riesgo de desarrollar esta adicción.

Fuente alterna: HiperTextual