¿Qué le diría a mi yo de hace 10 años?

Hace unos días David Bonilla escribía sobre “qué le dirías a tu yo de hace 10 años”. La columna semanal me hizo reflexionar sobre las cosas que me han ayudado a estar donde estoy ahora, y de las que estoy bastante contento. Por supuesto hay otras que no. Aunque esa lista de ideas se había quedado en borradores, me he animado a compartirlo después de leer la experiencia de Txarly en 10 años de nvivo.es (y un cambio).

Antes que nada, en absoluto tomaría esta lista como una lista de consejos, lo que me ha funcionado a mi puede no funcionarle a todo el mundo. Para eso, recomiendo leer este post reciente de Julie Zhuo, que está mucho mejor escrito.

¿Qué le diría a mi yo de hace 10 años?

  • Interésate en algo y llega hasta el fondo del asunto. Desde aprender HTML, a cómo funciona un Sistema Operativo, muchas de las cosas que hago en mi día a día las empecé a aprender instalando una distribución Linux, sé curioso.
  • Forma parte de una comunidad, y acompaña al resto. No hay nada como sentirse parte de algo. Gran parte de mi interés por la montaña viene de formar parte de un grupo excursionista: empezando por ir a campamentos, luego fui compañero junto a mis monitores, y finalmente niños a los que había acompañado acabaron siendo compañeros míos. Es difícil explicar los lazos que se crean en un grupo así, compartiendo experiencias que tú ya antes has vivido. Aún hoy conservo mis mejores amigos de esa etapa.
  • Acude a eventos y relaciónate con referentes del sector en el que vas a trabajar. Mientras estaba en la universidad intentaba no perderme ningún evento que me pudiera interesar: MITUPV Exchange, Cátedra Bancaja Jóvenes Emprendedores, CALSI, Jornada sobre Comercio Electrónico, Iniciador, iWeekend, BarCamp… incluso estuve involucrado en la organización de algunos de ellos. Más adelante me interesé por otros más específicos: Future Of Web Apps, UXSP, 4x10, Product Hunt Madrid… conocerás a gente de la que podrás aprender, o incluso jueguen un papel importante.
  • Empieza proyectos personales. Prueba mil cosas. Biblioteco, Redondea, Socorro mama! Todos ellos son proyectos que no han salido adelante pero que han aportado algo en su momento, como mínimo aprenderás algo nuevo.
  • Nunca vas a tener tan poco riesgo de equivocarte. Eres un privilegiado. Siempre he dicho que soy una persona que no para de cagarla pero en algún momento ha tenido algo de suerte. Aprovéchalo, pero no pongas en compromiso tu estabilidad emocional y económica, ni las de tu familia. Un resumen rápido: Te van a echar de la universidad, te va a dejar tu novia, … No hace falta decir que he estado muchas veces al límite, pero es importante no caer en una situación irreversible.
  • Viaja todo lo que puedas, a los lugares más recónditos. He sido completamente feliz y agradecido de todo lo que tengo, mientras viajaba con amigos.
  • Queda bien con la gente. Lo agradecerás cuando alguien te ponga en copia en un correo de presentación alabándote, o cuando necesites un sitio para trabajar, y te ofrezcan un escritorio en tu antigua oficina.
  • No tengas ídolos, siempre acaban cayendo de un pedestal. Cuando escuches una historia de éxito seguramente sea una versión sesgada (como la que estás leyendo ahora mismo, sin ser de éxito ni mucho menos). Eso sí, no negaré que hace ilusión cuando uno de esos ídolos te llama para salir de fiesta.

Lo que realmente le diría a mi yo de hace 10 años

Aparte de esto, si volviera al pasado a tener una conversación con mi yo de hace 10 años le diría:

  • Estudia más después del instituto.
  • Ve al dentista.
  • Ten paciencia, las cosas que realmente merecen la pena llevan tiempo, no desistas.

Aunque en realidad todo esto era una excusa para compartir una foto de mi yo hace 10 años.

Por supuesto, no tengo ni idea de qué estaré haciendo dentro de 10 años, como tampoco lo sabía hace 10 años.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.