Cv

A vos: Se te pide que hagas muchas cosas, que pienses en ellas tantas veces que te duela la cabeza, que mires, observes, te detengas, razones y no te olvides de respirar porque acá al principio no se vuelve. Se te sugieren muchas otras, que seas cauteloso, que cuides tus pasos y no los des en falso, que seas firme y te hagas respetar, que sepas como actuar que respetes y cuides tu lugar. Se te pone un nombre, una identificación, ocho números en un millón, se te alimenta, se te acobija, se te inculcan todas las leyendas y las profecías. Te muestran lo que está bien, lo que no, lo que corresponde, lo que falta y lo que sobra, lo que se puede, lo que ni lo sueñes, lo que sí o sí y lo que nunca debes, lo que te mata y lo que te fortalece. Que mires para los costados, que siempre para adelante porque nunca hay vuelta atrás, que te ames para que te amen y lo sepas valorar, que no llores por cualquiera, que descubras lo que vale la pena, que analices las respuestas y que no hables de más Que mejor solo que mal acompañado pero que ojo con la soledad. Te enumeran y te nombran, te ponen fecha por delante y por detrás, te recuerdan los que quedan y te olvidan cuando te vas. Te dicen que te quieren, que vales todo tu peso y que siempre puedes muchos más. Que sos único e irrepetible pero te pueden comparar, que te pareces, que sos igual, que sos así porque sí, porque no lo podes manejar. Que necesitas esto para hacer aquello, que sin ello no sos nada, que eso no importa, que lo que importa es respirar. Que eso te hace malo, que la felicidad no se puede comprar, que siempre vales algo y alguien vale mucho más. Que no esperes nada de nadie, porque nadie te va a dar. Que lo logres por vos mismo, que aprendas a desconfiar. Que nadie te quita lo vivido, pero que el tiempo no es amigo y no te va a esperar. Que busques lo que hace falta, que lo hagas sin parar, que un descanso no es perder el paso pero no te tardes en regresar. Que te entienden y te ayudan pero casi que debes gritar. Que por más que grites, llores y patalees los berrinches ya no van. Que cuando hace ruido se está hirviendo, que cuidado que quema mal, que siempre hay uno que se guarda el fuego, que del que menos lo esperas te tienes que cuidar. Que si te he visto no me acuerdo que, qué fría la cuidad. Que el que avisa no traiciona pero a veces mejor no avisar. Que calladito y por debajo muchos logran llegar, que representes a los tuyos y recuerdes tu hogar. Que no te quedes sin anécdotas que qué carajos vas a contar. Que si lo sientes lo digas, porque recuerda que en esta vida todo se puede reemplazar. Que si no se ve, no se cree. Que todos te quieren ver bien y a veces nadie te quiere ni ver, que no te despiertes tarde, que todo temprano, que hay cosas que hacer. Que la rutina te ahoga y la droga te consume, que los precios suben, que los sueldos suden. Que tu vieja es eterna, que se puede marchar. Que estés preparado, que disfrutes los momentos, que recuerdes los buenos y que sepas soltar. Que no pidas demasiado, que te vas a decepcionar. Que pasado pisado, que de reojo mejor mirar. Que a la de al lado no la aguanto, que te volvieron a robar, que los cotidiano es lo más sano, que depende cuando hay que arriesgar. Que no te esfuerces tanto que el mundo no se va a acabar. Que de vez en cuando a la abuela tienes que visitar, que si te cocina es un encanto. Que la comida se devora porque en otras casas no hay. Que los negros y los blanco, que los gays y su libertad. Que los domingos se pierde el tiempo y en la semana lo agotas. Que para las pelis la luz apagada y que Cerati para fifar. Que flores ante nada y que la ropa planchada. Que casero todo es más rico, que en las fotos mejor posar. Que tienes que cuidar tu imagen, que cuidado con lo que puedan pensar. Que hagas todo lo que te propongas y que cumplas sin objetar. Que te mires y que los mires, que siempre hay que mirar.