Europa nórdica: el itinerario

Con el objetivo del viaje definido empecé a ver que más valía la pena ver en esta parte del mundo. No iba a viajar hasta el fin del mundo simplemente para conocer una ciudad, era algo ilógico.

Comencé a buscar vuelos para llegar a Europa y viendo precios encontré que la mejor combinación era volar de Buenos Aires a Madrid por AirEuropa en un vuelo directo y de ahí tomar un Iberia Express directo a Copenhague.

El bocetado

Para mí el bocetado implica entrar a Google Maps a la sección “Tus lugares” y crear un nuevo mapa. En este punto empecé a marcar todas las posibles ciudades a las que quería ir.

Esta era mi primer opción de recorrido. ¡Estaba loco!

El primer bocetado que hice incluía:

  • Copenhague
  • Malmö
  • Gotemburgo
  • Oslo
  • Stavanger
  • Bergen
  • Ålesund
  • Tromsø
  • Helsinki
  • Saariselkä
  • Estocolmo

Hasta ese momento era el viaje ideal, pero faltaba la parte de volver a la realidad y entender que me podía tomar 23 días de vacaciones y todo ese recorrido a simple vista queda muy ajustado. Volviendo a la base de todo viaje, me concentré en el objetivo del mismo y la única ciudad inamovible era Tromsø y tenía que estar en ahí 5 días para perseguir las auroras boreales.

Ahora viendo todos esos nombres raros se preguntarán qué más hay para ver en Noruega, etc., y la respuesta es fácil. Muchísimas cosas, entre ellas fiordos, ciudades, museos, ballenas y más, de los cuales les voy a hablar en otro momento. Por esa razón mi itinerario final fue Copenhague > Oslo > Bergen > Ålesund > Tromsø > Oslo > Copenhague

Me quedaron un montón de lugares por recorrer, pero ya tengo planeado hacerlo más adelante.

Un abrazo!