Un día de Scott Campbell

Comienza el día y me levanto, no me importa qué hora es porque soy mi propio jefe, me gano la vida tatuando a la gente. Hoy llegó un tipo el cual me pidió que le tatúe un dibujo que le hizo su pequeño, que decía: “Papá te amo”. Esto me hizo recordar el hecho de que yo nunca pude decir esas palabras, con un nudo en la garganta le pedí que me mostrará el dibujo que resultó ser muy fácil por lo que no me costaría mucho trabajo. Cuando terminé de hacerlo y él lo vio se le llenaron los ojos de lágrimas y me agradeció mucho. A veces pienso que habría sido bonito tener un padre, luego me doy cuenta que no tenerlo me había hecho más fuerte, me hizo madurar antes y creo que fue por una razón, para darme cuenta que puedo lograr mis metas yo solo.

Cuando volví a casa ese día me prometí que, cuando tenga hijos, les daré todo ese amor que no pude recibir, les enseñare a jugar fútbol, los haré hinchas de mi equipo, jugaré con ellos pero a la vez les enseñaré que no todo es felicidad, que las adversidades llegan y que tienes que luchar para salir adelante, darles el consejo que descubrí solo….

https://www.youtube.com/watch?v=5JzfNdEuZUY

Like what you read? Give Mauricio Monteza a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.