Mi cielo, mi sol, mi estrella.

Que eres mi nube, mi arco iris, mi cielo, mi luna, mi sol, mi estrella? Eso ya lo se, te puse ese apodo por la situación de que estas encima mío a toda hora, literalmente, y hasta los de la oficina al enterarse también me lo pusieron a mi, por yo estar encima de ellos.

Pero por jocoso que pueda parecer ese apodo o su mismo nacimiento, no puedo negar de que es tal cual y como es.

Fotografía por Rogers Rivero

Eres mi nube, porque adornas mi visión y mi horizonte como pinceladas de óleo o acuarela en el cielo.

Eres el arco iris que brinda una variedad de colores a mi vida, asociando cada color a las emociones que hay en el día a día contigo; y porque todas aquellas emociones surcan un gigante arco desde un inicio hasta un final.

Te has convertido en mi cielo al motivarme a alzar la vista y contemplarte, al estar ahí siempre como mi compañera de viaje motivándome a no desfallar en agradecer y buscar a Dios.

Eres mi luna, porque siendo oculta, llena, cuarto menguante, eclipsada, o de cualquier otra manera, agrega romanticismo justo cuando se oculta el sol.

También eres el sol iluminando mi existencia mostrándome lo bueno, lo malo, lo bonito y lo feo (y encuentras mi billetera cuando me desespero), porque me brindas calor en el frío, porque estas ahí para recordarme cuando amanece y cuando anochece.

Eres mi estrella, no porque me guíes para encontrar el norte (para eso estoy yo para ti), eres mi estrella porque decoras de manera masiva y profunda mis noches, porque eres una especie de memento trayendo a mi mente siempre el hecho de que somos celestiales y para nada atados a esta tierra.

De modo que hoy doy gracias a Dios, no por darme un ídolo que usurpe su lugar, no, sino porque estableció en su diseño original tantas cosas bonitas con las cuales puedo comparar en esta tarde a mi amada esposa; y porque me dio el privilegio de estar con una mujer que tiene las cualidades del cosmos proyectado hacia la tierra, y que de hecho siempre me recuerda, que estamos hechos de polvo de estrellas.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mauricio Rivero’s story.