La delgada línea.

Resulta que Blogspot ya no es más el lugar donde escribís pelotudeces que salen de tu cabeza. Ahora esta esto que se llama Medium, y lo descubrí (obviamente) por el rey de la vanguardia multimedia que es Maxito Max Keith. Y que lo siguió la reina de la vanguardia, el Torito Mati Matias Bull.

No se, es raro. Me siento raro. Extraño estar en la PC de escritorio escribiendo en blogspot toda la mierda que salía de mi cerebro. O no. O si. Que se yo. Era horrible el hijo de puta, muy feo, más feo que pisar mierda descalzo pero era básico. Que en paz descanses, blogspot.

En fin, vieron que ahí arriba me exprese como cualquier persona hablaría? “Que hijo de puta, que feo”. Muy argentino todo. Pero tan argentino como putear, es señalar con el dedo y decir “ay, que agresivo”. Porque claro, nunca se te escapó una puteada mientras hablas no?

Y ahí es donde entramos en la delgada línea entre -decir lo que realmente pienso- y -decir lo que la gente quiere leer-. A mi, sinceramente, me da igual lo que la gente quiera leer y trato de ser lo más sincero posible. Tiene sus pros y sus contras, claro, pero es la realidad. “HEEE, se olvidaron de poner a tal en la previa”, “HEEEEEEEE, el loco del vinilo no es tan loco ni tiene tanto vinilo”, “HEEEEEEEEEEEEEEE, ustedes solo hablan de sus amigos”, “HEEEEEE PUGLIESE A QUIEN LE GANASTE”. Bueno, a nadie, mi apellido es Pagliacci y no le gane a nadie. Nunca. El Loco del Vinilo es el Loco del Vinilo, y de eso no hay discusión. Y a tal no lo pusimos en la previa porque un podio en la categoría no te hace candidato a la general. Te gusta, bien. No te gusta, bueno, bien también. Y a menos que sea un daño colateral muy grande el que estes haciendo (como por ejemplo, comprar una federación o cosas así), si no te gusta, podes mirar para otro lado y ya, no?

Que atractivo este procesador de textos del Medium. La verdad, me encanta o algo así. Ahora cagaron, porque voy a escribir más seguido lo que se me cruce por la cabeza. Reflexiones o cosas así, como hace mi amigo el Torito. Que capo el Torito.

Aguante El Loco del Vinilo. Tengan cuidado que anda suelto.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mauri Pagliacci’s story.