Mentime que me gusta, la historia de los argentinos que no queremos madurar

A partir de febrero en Argentina “se acabaron las cuotas sin interés (sic)”. Debates en programas de TV, quejas interminables en redes sociales, colguemos en la plaza al felino del presidente que tenemos. Sin embargo, no todo es lo que parece y a veces los argentinos no queremos madurar.

¿Qué pasó?

¡Descuentos, descuentos! Si es en efectivo, ¡mejor!

En los últimos años se produjo un fenómeno en Argentina con la financiación con tarjetas que en algún momento tenía que explotar. Nos vendían cuotas sin interés, cuando en muchos casos -no todos- el precio estaba inflado entre un 10% y un 40% justamente porque sí había interés.

Entonces todos los precios se inflaban por si llegabas a querer pagar cuotas sin interés y algunos comercios, no todos, te ofrecían descuentos del 10%, 15% o 20% si pagabas en efectivo (algo explícitamente prohibido por la Ley 25.065, artículo 37). Eso hacía difícil saber cuánto costaba un producto o servicio y cuánto la financiación, generando una ganancia pura para los bancos, se llevaban plata de la gente sin que la gente lo sepa. ¡Qué bueno mi banco que me cobra todo sin interés!

El Estado nunca verificó el cumplimiento de la ley y lo excepcional se convirtió en regla. Aún marcas grandes buscaban vericuetos para ofrecerte un descuento en efectivo o contado como tarjeta de débito. Si bien yo estoy de acuerdo con que cada comerciante debería tener libertad para armar las estrategias comerciales que mejor le parezcan, hay un problema.

¿Cuál es el problema?

Imaginemos que buscás en Mercado Libre un instalador de aires acondicionados, con muy buena reputación que cobra $2.000 por instalar un aire y tiene 12 cuotas sin interés con todas las tarjetas de todos los bancos.

Según las comisiones que Mercado Libre cobraba hasta el 31 de enero el comerciante podía elegir si quería destacar su producto con dos planes, uno con 12 cuotas sin interés con un costo del 23% y otro que extiende las promociones que cada banco de unos 3 meses que da un costo financiero (ejem... interés) del 16,5% del monto a cobrar.

El instalador entonces suponiendo que usó la promoción del 16,5% en realidad es como si te hubiera cobrado $1.716. Pero ese no era el precio publicado y si vos lo comparabas con otro, a lo mejor era más barato. El problema es que si hubieras sabido que $284 eran de interés a lo mejor decidías pagarlo de otra manera; o no. Pero lo importante es que hayas tenido la transparencia en la información para tomar la mejor decisión financiera para vos. Y ayer no la tenías. Encima, si decidías pagar en una cuota, ¡también pagabas los $284 de interés!

¡Pero Cristina nos había dado Ahora 12!

El programa Ahora 12 nunca fue sin interés. Nunca. Como Mercado Libre, el programa Ahora 12 (y Ahora 18) le cobraba un gasto financiero (digamos interés) de entre el 8 y el 12% según cómo y cuándo quiera cobrar el comercio, por encima del gasto normal de cobro con tarjeta.

Si no estás en tema, la comisión típica por compra en 1 pago (contado) con tarjeta es del 3% y cuando es online los sistemas de procesado de pago intermedios (como MercadoPago, DineroMail, TodoPago) cobran un 1,5% adicional en promedio.

La idea romántica era que los comercios absorbieran de su ganancia ese costo por la publicidad que les daba el Estado y algunas otras ventajas. Pero no sucedió. Y esto no es nuevo, ya lo dijo el año pasado Clarín. ¡Pero Clarín miente! Bueno, también lo dijo la entonces web oficialista “hagamos post pagos en Facebook para viralizar” ElDestapeWeb.

O sea, siempre fue una mentira que no estábamos pagando intereses con estos planes. Como que un peso valía un dólar, ¿te acordás?

La viveza criolla

Si tuviera que medir la inteligencia de los argentinos en base a retos de física cuántica de Facebook, podría decirse que somos todos genios.

Somos todos genios, ¿no?

Sin embargo, cuando se trata de estos temas somos duros. La gente sigue insistiendo con que “eran cuotas sin interés”. ¡Pero mirá que estabas pagando interés! “Ehh… sin interés, Macri gato”.

Entiendo que enterarte que fuiste engañado por mucho tiempo no está bueno y que cuando mirás el resumen de la tarjeta hoy y dice 5/12 todavía faltan pagar 7 cuotas ahora sabés que algo de eso es interés. Pero seguir negándolo para siempre cuesta entenderlo.

Hasta que descubrís algo: mucha gente sintió que “le ganaba a la inflación” y por eso quiere seguir creyendo que lo hizo. Maestro, Maestra, ¿en serio pensabas que eras más genio que los bancos, los comerciantes y la propia inflación?

Preferimos elegimos ser los vivos, los genios de las redes sociales, porque según dicen “sólo el 10% puede resolverlo”.

¿Qué dice la nueva regla “Precios transparentes”?

Si se terminan las 12 cuotas sin interés es porque a) Falabella miente o b) no quiere seguir financiando sin interés

La Secretaría de Comercio emitió la resolución E 51/2017 que entra en vigencia a partir del primero de febrero y dice así:

  • Se debe cobrar el mismo precio si se paga en efectivo, tarjeta de débito o crédito en una cuota (contado). Esto ya estaba en la Ley de Tarjetas, pero bueno, se refuerza el tema.
  • Siempre que se exhiba precio financiado (en una vidriera, producto, página web o publicidad), se debe indicar precio de contado, precio total financiado, cantidad y monto de las cuotas, tasa efectiva anual y costo financiero total.
  • No se puede publicitar ningún producto con la frase “sin interés” mientras el precio conlleve dentro un costo financiero.
  • Habrá multas para quienes no lo cumplan.

Simple. ¿Se eliminan las cuotas sin interés entonces? No. Si un banco, un comerciante, un emisor de tarjetas de crédito o quien sea quiere financiar sin interés, puede seguir haciéndolo sin ninguna restricción. Cuando una empresa o sitio web te dice que hay 3 cuotas sin interés con Banco A, 6 sin interés con Banco B, etc. es una financiación del banco y eso seguirá existiendo mientras el financista quiera.

Lo único que sucederá ahora es que si vas a pagar en una cuota con tarjeta (y luego financiarla por otro lado, como Plan V de visa), o con débito o en efectivo, se usará el precio de lista. No vas a estar pagando ningún interés encubierto “por las dudas” que quieras pagar en “cuotas sin interés”.

Vas a ver que mañana suben los precios

Clarín titulando en forma engañosa

El gobierno espera que los precios al contado de los que hacían estas prácticas baje entre un 15% y un 20%. No se si va a ocurrir o no, pero en una época con bajas ventas no creo que suban los precios. MercadoLibre sugiere a los que usaban el sistema viejo engañoso, hacer cambios masivos de precio (o sea, bajarlos).

Aún si los precios a contado no bajan (y por lo tanto en cuotas con interés ahora suben) es algo que había que hacer. Tiene que ver con Lealtad Comercial y no engañar a la gente. Con el tiempo se normalizarán los precios.

Encima, para confundir más, sale Clarín con un título engañoso que te hace creer que todo va a ser hasta un 40% más caro.

Actualización: La nota de clarín cambió de título y ahora aclara que va a ser más caro que al contado, como corresponde.

¡Pero no pensás en los pobres!

Varias veces me contestaron cuando hablé de esto, que el fomento al consumo, que los pobres necesitan financiación, que esto es sólo para los ricos que tienen plata y pueden pagar en una cuota. A ver, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? Acá el problema era el engaño. Estás engañando al pobre (y a todos los ricos que también compraban en cuotas). Entonces ¿está bien engañar? ¿el fin justifica los medios? Si la gente era engañada y estaba feliz con eso, ¿para qué cambiar?

Por supuesto que debería haber financiación sin interés para los pobres. ¿La hay? ¿La hubo alguna vez en los últimos años? ¿Qué cambió con esto? Se supone que ahora vas a pagar lo mismo que hace una semana pero ahora vas a saber la verdad, es lo único que cambió.

Después si además hay que hacer medidas para bajar la tasa de interés, para fomentar el consumo o no, para reducir la pobreza o todo lo otro que quieras, son discusiones aparte que no tienen que ver con este tema de transparencia al consumidor.

También vi opositores seriales decir que con el sistema anterior, los ricos pagaban en una cuota pagando un interés de más que financiaba a los pobres que pagaban en 12 o 18 cuotas que pagaban menos que lo que van a pagar ahora. ¿En serio? O sea, ¿en Nordelta no hay TVs de 80 pulgadas pagados en 12 cuotas sin interés? Si querés redistribuir la riqueza en las cuotas financiadas, financiá a los titulares de tarjeta según su ingreso o su situación de pobreza, no según a cuántas cuotas paga.

(2/2: Después de muchos mensajes recibidos, agrego el siguiente párrafo que no estaba en el artículo original)

Según datos estadísticos la población con tarjeta de crédito es apenas de un cuarto de la población y aunque los datos sean incorrectos hay una gran parte de la población sin tarjeta de crédito. Los trabajadores en negro no tienen crédito o si tienen una tarjeta es muy básica casi sin crédito disponible para compras grandes, por lo que toda esta gente tenía que aguantarse precios más altos para que algunos podamos creernos el cuento de que eran 12 cuotas sin interés. Como me escribió un gerente de banco por privado, “esto claramente va a beneficiar a la población de menores recursos”.

Madurá argentino

Dale genio, ¡vos podés!

El mismo que se queja en Facebook de que Garbarino aumenta los precios antes de hacer el Black Friday para que el descuento no sea tanto como dice ser y que exige que el Estado intervenga, -el mismo- es el que también se queja cuando el Estado interviene para evitar estos engaños.

Aún con todo lo dicho anteriormente, mucha gente sigue prefiriendo el sistema anterior. La gente prefiere que le mientan, prefiere seguir pensando que es un capo, que le ganó a la inflación y no que le cobraron 20% de recargo. Preferimos ser nenes, que alguien nos lleve de la mano, nos haga las cuentas y nos digan “qué genio que sos”.

Otra prueba: si sos empleado: ¿estarías dispuesto a dejar de lado el aguinaldo y cobrar un 8,3% más de sueldo todos los meses. ¡Ni loco, el aguinaldo no se toca! Pero es lo mismo y vas a recibir la plata antes. El aguinaldo es un derecho de los trabajadores, ¡gorila!. Aunque sea King Kong, ¿entendés que cobrarías lo mismo, con anticipación y con la inflación te conviene más? Paro nacional.

Así como mucha gente prefiere que el empleador le ahorre una platita y se la de toda junta (esa sí que es sin interés) cada 6 meses pero sin decírselo de esa manera, mucha gente prefiere que el comerciante le diga que es sin interés así puede dormir mejor a la noche.

Dale, juntá tus cosas y guardarlas en la mochilita que ya vinieron tus papás a buscarte.