La marcha campesina y el atropello de los derechos

“Tu derecho termina donde empieza el mío…”

Es una frase que retumba en mi cabeza cuando veo las noticias y veo que a causa de la Manifestación Campesina el centro de Asunción se encuentra sitiado, gente que no puede llegar a sus trabajos o no puede salir de ellos.

Vamos por la segunda o tercera semana de manifestación, si no me equivoco. Segunda o tercera semana de caos vehicular, de actos de violencia y de que no respeten un carajo de los derechos de sus pares. Sea o no válido su reclamo, volvemos a lo de siempre, queda desvirtuado por el modo en que lo hacen.

Exigen condonación de sus deudas, y, si bien estoy a favor de que debe haber un apoyo a los sectores más vulnerables, creo firmemente que el apoyo debe darse cuando uno así lo merezca, es decir, cuando realmente hayan contraído deudas para buscar fondeo para la producción. Esto último es normal, uno busca el fondeo que necesita para activar su producción, comercializar y hacer frente a las obligaciones contraídas. El apoyo a los sectores vulnerables se puede dar de muchas maneras: buscando tasas preferenciales, haciendo “quitas”, refinanciando, etc. Pero la solución no es CONDONAR las deudas.

Sobretodo, y reafirmando que la solución no es condonar las deudas, cuando las deudas no fueron contraídas para la producción y sustentabilidad, sino para la adquisición de bienes como celulares, motos, equipos de sonido, televisores, etc.. Y, sabemos que en muchos casos es así. Un claro ejemplo es que hay algunas casas en el interior del país que apenas y se mantienen en pie, pero tienen televisión por cable y grandes equipos de sonido. O vamos a negar que es así?

Los manifestantes se quejan de como no se respetan sus derechos, la policía constantemente les impide el paso entonces dicen que nadie respeta sus derechos, que el Gobierno luego les hace apropósito a ellos, pero lo que no tienen en cuenta es que atropellan contra los derechos de sus pares. Y ya se han ganado el malestar de todos los que tuvieron que encontrarse con ellos y tolerar sus faltas de respeto, patoterismo, entre otros. En los medios dicen -los campesinos- que no quieren causar incidentes, que vienen a reclamar sus derechos, pero es pura pantalla y lo sabemos.

Solo se necesita un incidente, una actitud fuera de lugar para que haya un enfrentamiento y los campesinos -y los ignorantes que no ponen en funcionamiento su materia gris- vuelvan a decir que son perseguidos por el Gobierno, víctimas, como siempre.

Las mesas de diálogo pueden funcionar siempre y cuando se soliciten cuestiones y soluciones razonables, no irreales. Las personas hablando se entienden, o eso se dice..

Respetar para ser respetado…

…y acá ni hablé de quiénes financian la marcha eh.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.