¿Por qué invertir en jóvenes paraguayos?

Se dice que el paraguayo es un ser especial, que tenemos nuestro carácter, nuestro comportamiento atípico y sí, todo es cierto. Pero también es cierto que tenemos una gran capacidad de adaptarnos y de aprender cosas nuevas.

O al menos eso quiero creer…

El Paraguay ha demostrado que parió personas con demasiado talento: artístico, empresarial, social.. También hemos demostrado que podemos ser lo que queremos, siempre y cuando nos lo propongamos y estemos dispuestos a sacrificar lo que sea necesario por alcanzar nuestra meta.

Somos apasionados, tal vez desmedidamente, pero no debe ser coincidencia que los extranjeros que visitan nuestro país hablan de la pasión que le ponemos a lo que nos gusta, sea un partido de fútbol, cantar en un concierto, misionar para hacer obras sociales, emprender negocios innovadores.

Paraguay sigue desperdiciando el Bono Demográfico y a nivel país se va a ser un gran golpe si es que no se toman las medidas correctivas. Si bien cada vez hay menos cúpulas empresariales tradicionalistas, estas siguen siendo mayoría y siguen manejando la mayor parte del capital que se puede/debe invertir en el desarrollo de potenciales jóvenes.

La Globalización ha eliminado las fronteras entre los países, hoy en día cualquiera puede tener la información para capacitarse en otro país, siempre y cuando pueda conseguir la financiación para ello. El acceso a internet y la maravilla de YouTube y otras plataformas como TED han permitido que podamos capacitarnos y nutrirnos de conocimientos sin costo alguno -más del servicio de internet-.

El potencial está, las ganas están, pero lastimosamente, las oportunidades muchas veces se ven opacadas por la falta de recursos o por la falta de confianza.

Somos una generación capaz de levantar el país, aprovechar los recursos que tenemos, generar soluciones e ideas de negocios sustentables. Somos capaces de discernir, capaces de juzgar objetivamente, de mirar más allá, de llegar a acuerdos en los que todos salgamos ganado.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.