Reflexiones sobre el 24 de Marzo

Señor Presidente: Cuarenta años es mucho tiempo, pero nunca los años van a ser suficientes para borrar la historia.

Cuarenta años atrás la dictadura cívico militar se apropió del gobierno sin ningún tipo de respeto por la democracia, ni la más mínima sensibilidad hacia la vida. Definitivamente fue el período más oscuro de nuestra historia.

Las personas de este recinto, así como los otros cuerpos legislativos, somos portadores de las voces de los vecinos que están en la calle. Estoy orgulloso de poder tener la oportunidad de ver los dos lados, hoy como diputado y en la calle como militante.

Señor presidente, y por su intermedio a todo el cuerpo legislativo, trabajadores de la casa y ciudadanos: Soy parte de una generación que nació y vivió toda su vida en democracia. Como hijos de ella nuestro deber es cuidarla y reflexionar profundamente qué pasó cuando no estuvo para escucharnos.

Ví las lágrimas en los ojos de mi abuela mientras narraba sus escalofriantes experiencias. Somos quienes conocen la historia de la boca más confiable: nuestra familia. Somos un grupo privilegiado por no haber sufrido la barbarie de la dictadura militar. Quiero manifestar mi enorme agradecimiento a las personas que incansablemente lucharon, y agradecerles también a todos aquellos que hoy cuentan su testimonio.

Señor presidente, para finalizar déjeme decirle que este día no es solo para recordar sino también para reflexionar. Sentir el dolor que sintió otro nos permite dejar nuestras diferencias partidarias de lado y seguir defendiendo los valores de la democracia, la justicia, la libertad y el derecho a la vida. Somos un país en el que cada uno de nosotros podemos pensar distinto, y sólo así vamos a construir un país que realmente una a todos los argentinos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Maxi’s story.