RESEÑA: “EL BALANCE. ANÁLISIS CONCEPTUAL DE SUS COMPONENTES”

SIERRA, G (2001) Fundamentos de contabilidad financiera para Economistas. El Balance. Análisis conceptual de sus componentes, Cap. IV, Pág. 57–96.

Dentro de los objetivos de la contabilidad se encuentra el control de los recursos de una organización o individuo y suministrar la información que estos usuarios requieren para conocer su realidad financiera, a partir del estudio del patrimonio y su composición en un determinado momento, o su evolución, producto de las diversas operaciones realizadas por la empresa. Para representar esa información, el método utilizado representa la relación causa- efecto entre cada una de esas operaciones y con ello se elabora el Balance, el cual representa formalmente el patrimonio. El objetivo del autor, es profundizar en el estudio del balance a través de su definición y la representación del patrimonio por medio de sus distintos componentes.

La definición de patrimonio tiene dos puntos de vista, uno jurídico que lo define como conjunto de bienes derechos y obligaciones, y uno económico que lo define como medio económico o financiero de una empresa. El patrimonio será estudiado desde su visión estática, el cual toma la información patrimonial de un momento determinado del tiempo. Dentro de sus aspectos más importantes, se destaca que está compuesto por las inversiones y las fuentes de financiación (interna y externa), de acuerdo con el tipo de actividad se determinará su composición y cada elemento que lo constituye será expresado monetariamente. Se puede descomponer en elementos, que son las diferentes unidades que conforman el patrimonio, y en masas, que son las agrupaciones de los elementos patrimoniales que tienen relación entre sí. Las tres masas principales se denominan Activo, pasivo y Fondos propios, cuya relación se puede expresar por medio de la ecuación patrimonial, donde los activos menos los pasivos da como resultado los recursos propios de la empresa.

El conteo detallado de los componentes del patrimonio se conoce como inventario, el cual cumple una serie de funciones tales como la relación de los distintos elementos del patrimonio en un tiempo determinado, su medición en unidades físicas y su cuantificación monetaria. Para su elaboración se debe determinar y examinar cada elemento patrimonial, proceder a su valoración, clasificar sus elementos y plasmar la información obtenida. El inventario realizado se conoce como balance de situación, el cual puede ser inicial o final. El balance es entonces la representación del patrimonio de la empresa, indicando su situación financiera, con la información sobre las inversiones y las financiaciones, vitales para evaluar aspectos como rentabilidad, el riesgo o la liquidez de la empresa. Se presenta en formato de lista o en formato de cuenta.

Profundizando desde su estudio conceptual. Los componentes del patrimonio son:

Activos: son aquellos recursos económicos con los que cuenta la empresa, sobre los cuales tiene un derecho de uso o control, para el desarrollo de su actividad y la búsqueda de sus objetivos (proporción de beneficios económicos). Se clasifican en activos fijos, cuya permanencia en la empresa es superior a un año (Equipo, edificaciones, e intangibles y créditos a largo plazo etc.) y activos circulantes los cuales son más dinámicos (el dinero y materias primas, inventarios de productos, cartera a corto plazo, cuentas bancarias etc.)

Pasivos: son las obligaciones que adquiere la empresa como consecuencia de algún servicio, compra, impuesto o cualquier otro suceso pasado, que implique un desembolso futuro de los recursos que tienen implícitos beneficios económicos, hacia otras entidades. Se clasifican en pasivos fijos, cuyo vencimiento es superior a un año (deudas, proveedores obligaciones a largo plazo) y pasivos circulantes cuyo vencimiento es inferior a un ejercicio (deudas, proveedores, acreedores, obligaciones laborales y tributarias a corto plazo).

Fondos propios: son los recursos resultantes de la diferencia entre activos y los pasivos. Representan la participación y los derechos de los propietarios de la empresa. Se clasifica en capital, que corresponde a los aportes realizados por los propietarios al momento de la constitución de la empresa, las reservas que son parte de los beneficios económicos que no se distribuyen entre los propietarios y sirven de contingencia para una eventual pérdida, y el resultado, que indica la utilidad o la pérdida del ejercicio.

El estudio de la idoneidad del patrimonio se denomina equilibrio patrimonial, el cual analiza la acción de las transacciones de la inversión y la financiación, las cuales tiene un sentido inverso. El equilibrio puede ser total, donde la comparación de la inversión con las fuentes de financiación, muestra un equilibrio en el patrimonio, que se mantiene constante en el tiempo. También puede ser parcial donde se estudia la situación que se da entre dos masas patrimoniales como el activo fijo y el pasivo fijo, que tienen el mismo nivel económico, pero manejan distintos conceptos. El estudio del patrimonio a través del equilibrio es base para la gestión y toma de decisiones.

En conclusión, el balance comprende la totalidad de los elementos patrimoniales de la empresa, que se agrupan en tres grandes masas, pero estas magnitudes globales engloban partes con diversas funcionalidades, que estudiadas pueden dar un criterio complementario a la situación global de la empresa, es decir que el todo puede ser estudiado a partir de sus partes y viceversa, haciendo de este informe un sistema complejo que satisface las necesidades de información de los usuarios. En el texto el autor conceptualiza cada elemento y describe cada proceso brindando los conocimientos necesarios para identificar y clasificar los movimientos dentro de cada elemento patrimonial.

mzambranor@unal.edu.co

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mayra Alejandra Zambrano’s story.