No Sobreviviremos Otro Invierno


Mensajes de habitantes de una realidad alterna y paralela , murmullos en unísono que rebotan con baja intensidad en un cráneo asimétrico.

Constante deforestación neuronal, en ese bosque senil, cuerpo tránsito de un milenio a otro, conexiones se desligaban de tal manera que hacían caer los puentes de inolvidos, aquellos que guardaban historias memorables, sometidas por aquel leñador cognitivo.

Un declive inevitable, progresivo y constante, asolaba sin clemencia tantas evocaciones incrustadas en aquel cuerpo y aquella memoria, víctimas de aquel mutante de recuerdos.

Ceguera estúpida bajo la tutela de la ignorancia, esa que baña a los familiares de personas dementes, tapando sus ojos pero abriendo los de su corazón, pensando remediar aquel daño inevitable y en picada de su descendiente; que con amor trata de taponar aquella fuga, una pérdida que puede poner en juego el equilibrio de los que amparan.

-¡Hola!, octogenaria maja de flequillo plateado, con una semiología evidente pero inadvertida antes la mirada dileccional de la parentela, condescendiente de victimarios colinérgicos y penurias, quiero que te aferres a lo más indispensable para mitigar el golpe y puedas seguir contando historias así como lo hacen tus ojos cansados.


Raúl González

8–866–951

twitter.com/mcflurry_07