Ser clasista
Jorge Matías
4410

Muy de agradecer que el Yayo siempre ande removiendo conciencias y provocando reflexiones. Estoy básicamente de acuerdo (como siempre) pero hay un punto que me chirria un poco. Esa referencia (habitual, por ejemplo también expresada en tu post “herederos”) a que los que estudiaron se quejan digamos que un poco sin justificación cuando se ven forzados a emigrar a otros países en busca de trabajo, muchas veces para nada relacionado con lo estudiado. A veces me parece entrever un cierto menosprecio a aquellos que se esforzaron en estudiar y se sacrificaron, y ahora se ven defraudados porque todos sus esfuerzos no les permiten desarrollar laboralmente lo aprendido. Se llega a decir que esos estudios, o esa situación, fue “heredada”, lo que implica que se llegó a ella sin mérito alguno. Y somos muchos los que somos herederos del esfuerzo de unos padres obreros que se sacrificaron y nos inculcaron la necesidad de estudiar, que supimos agradecer ese esfuerzo sacrificándonos para estudiar más, por obtener becas que nos permitiesen seguir adelante y que cuando dejamos atrás muchos años de esfuerzos nos vemos en una sociedad que no ofrece posibilidades para revertir todo ese esfuerzo en beneficio de todos. Desde ese punto de vista, creo que es muy legítima la queja y en nada menosprecia la situación terrible que puedan estar pasando también muchas otras personas que no han tenido oportunidades y que malviven y son víctimas de esta situación.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.