#3

Escribo nuestra historia, porque necesito contarla. Excluyendo por supuesto tu nombre por si alguna vez llega a tus ojos. No estoy segura como comenzó, charlamos, nos vimos y luego me sacabas la ropa y nos empujábamos a la cama. Comenzar así te hace pensar que es una historia de amor, pero es todo lo contrario. Lo pienso, y eso fue todo. Eso fue todo pero te seguía pensando, evocaba el recuerdo y seguíamos en esa habitación.

Tal vez fue el destino, pero te volví a ver, digamos que nos topamos en la calle. Así como te volví a ver nos volvimos a encontrar, no importaba cuanto tiempo pasara, siempre era todo igual. Y yo ya me había acostumbrado.

Un día me di cuenta quién era mi vecino, el que cantaba, y pensé en vos, quería contártelo, quería que vinieras, que lo escucháramos cantar y despertarnos juntos. Ahí entendí que no estabas, que nunca estuviste, que amor no había. No podía llamarte, ni escribirte, me di cuenta de que así como un libro que ya está escrito, lo nuestro tenía un final.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.