-.10.3.2016.-

Llevaban besándose sin parar durante media hora, o una hora, o tres días, ¿quién sabe? Devorándose el uno al otro sin pensar en nada más que el baile de sus lenguas, en recorrer cada centímetro del cuerpo del otro con las manos, sobre la ropa, por debajo, no quedaba nada sin acariciar… ÉL se quedó parado y la miró a los ojos, tenía la boca entre abierta y respiraba deprisa, recuperando el aliento. Lo miró extrañada,¿ por qué paraba? Estaba sentada sobre la mesa del escritorio y él, con las manos apoyadas sobre sus muslos, de pié delante de ella.

-Se me ocurre una idea mejor que seguir mirándonos así…- Dijo ella cuando su corazón dejó de latir tan fuerte, cuando fue capaz de articular palabra

+¿Cuál, peque?

-Puedes seguir besándome- se acerco al cuello del chico, le dio un beso suave- podemos quitarnos la ropa y tumbarnos allí- señaló la cama- juntos, desnudos…- volvió a besarle el cuello y le miró los ojos, estaban llenos de ternura, no solo los de él.- y puedes hacerme el amor- la mirada de la chica se llenó de sorpresa y miedo por un segundo, de desconfianza.-o follarme, como quieras llamarlo…- su corazón comenzó a latir fuerte de nuevo, esta vez por la vergüenza, por si él entendía que se moría porque la arropara entre sus brazos, por si se daba cuenta de que le quería, por si descubría que para ella no era solo sexo…

+No se trata de cómo quiera llamarlo, es diferente… Me follo a una chica que me excita, le hago el amor a una que me excita y que me importa…

Ella cada vez respiraba con más dificultad, estaba nerviosa, aquel parecía el momento, podía ser el final… O el principio… Cogió una bocanada de aire con la pregunta dándole vueltas en la cabeza, cerró los ojos y la soltó sin más.

-¿Qué quieres hacer conmigo?

El silencio empezó a zumbarle en los oídos, no sabía si había pasado un segundo o mil horas. Le sudaban las manos y no conseguís mirarle a los ojos… Al final logró posar su mirada en los ojos de él, que la esperaban con una expresión relajada.

+Quiero hacerte el amor.

Soltó el aire que había cogido de golpe y se acercó al cuello del chico, lo besó de nuevo, se acercó su oreja, despacio, rozando su piel con la nariz, le besó el lóbulo.

-Te quiero.

+Te amo.

Y después nada más. Calma. Dos cuerpos que se fundieron en uno solo. Porque eso es el amor, porque la felicidad solo dura un instante, dura lo que dure el amor.

Like what you read? Give mediafresa a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.