Esculpir el estómago Ideal

La liposucción es una de las dos cirugías que contribuyen a esculpir el abdomen ideal, veamos cómo.

A diferencia de lo que ciertos anuncios de televisión quisieran hacerle creer, tener una barriga plana y tonificada, en cuestión de minutos al día es físicamente imposible para la mayoría de las personas.

Cuando hacer ejercicio falla, la cirugía moderna puede ayudar a lograr un estómago delgado en tan sólo unas horas.

Si ha de sudar religiosamente en el gimnasio, gruñir a través de cientos y cientos de abdominales y abdominales cada semana para no ver ningún resultado, es momento de pensar en una alternativa. Aunque siempre es bueno mantenerse sano, no importa cuanto ejercicio haga o que mantenga un peso saludable, hay ciertas partes específicas del cuerpo que nunca tendrán la forma que usted desearía. De hecho puede tener un físico delgado, pero estar oculto debajo de una capa de flacidez y grasa acumulada.

Es una predisposición muy común desarrollar un vientre abultado o llantitas en la cintura. Los efectos del envejecimiento, embarazo, pérdida de peso masiva y estrés excesivo incluso impedirán la tonificación del abdomen.

Si tener un vientre liso es importante para usted pero la genética no está a su favor, usted podría considerar la liposucción.

La liposucción no es un procedimiento de pérdida de peso y después de realizársela no bajará drásticamente el número de la pesa, pero sí eliminará bultos persistentes y pequeñas bolsas de grasa que se niegan a derretirse independientemente de la dieta y el ejercicio. El procedimiento se usa sobre todo para esculpir el cuerpo, afinando la piel a fin de que sus curvas queden en los lugares correctos.

El procedimiento es polivalente. Puede hacerse la lipoescultura en casi cualquier parte del cuerpo, del cuello a los dedos del pie, pero el estómago es una de las zonas más habituales.

La liposucción básica se centrará en un área concreta. El cirujano introduce un cilindro hueco en el cuerpo y suavemente mueve hacia adelante y atrás a través de la capa de grasa, aspirando las células grasas. Luego, el cirujano puede o no puede coser la incisión. A veces se deja abierta para drenar el exceso de líquido.

Uno de los atractivos principales de la liposucción es la relativa sencillez de la recuperación. Según la anestesia administrada, algunos pacientes se van a sentir cómodos caminando y en control de sí mismos inmediatamente después de la cirugía.

Si sólo se hizo la liposucción en una pequeña sección de su cuerpo, aun podría volver a trabajar en tan solo unos días. Mientras esté recuperándose, el área operada se mantendrá sensible, morada, hinchada y también inflamada. Los resultados de la liposucción van a ser perceptibles poco después de la cirugía, pero pueden tardar desde unas semanas a meses antes de que la hinchazón pase.

Como con muchos procedimientos cosméticos, habrá ciertas cicatrices mínimas y la posibilidad de entumecimiento prolongado en esas zonas.

El atractivo principal del procedimiento es que no solo va a notarse inmediatemente, pero si sostiene un régimen de ejercicio y peso, saludable para su cuerpo, las células de grasa nunca volverán. La grasa se elimina permanentemente, mas si no tiene cuidado, las células restantes cerca de la zona puede aún volver a engordar, ocasionando ciertas distorsiones extrañas.

Mordisqueando un apio a lo largo de todo el día y exigiendo a su cuerpo hasta el límite en el gimnasio ya no es necesario para recortar la grasa, no se siga castigando. Usted podrá acudir a un cirujano certificado para que le esculpa el vientre plano que desee.