soliloquio

Que carajos tengo en la mente, esa es una excelente pregunta. Es una conversacion de yo con yo, un debate interno, molesto y satisfecho a la vez, mas molesto que satisfecho a veces. Que me da arrechera sentir, pensar, concluir que no estoy haciendo nada con respecto al tema Venezuela. El tema Venezuela. El tema Venezuela es mas que un tema. No se ni como clasificarlo, ¿es simplemente un tema o es mi vida? El tema de mi vida. Porque cada loco anda con su cuento, cierto, y cada uno puede hacer con su vida lo que le de la gana, muy bien, entonces yo termino diciendome que si, que lo que yo voy a hacer con mi vida es eso, el tema Venezuela, por ende el tema cobra espacio, crece, supera las barreras de ser un simple tema para mi, es el tema se mi vida, mi vida, lo que tengo en la mente (volvemos a la mente). ¿Pero por que? Por que no superarlo, echar el tema a un lado, dejar la mente para algo mas. Como cuando en una calle cualquiera un individuo normal trae al tema de conversacion Venezuela, como si fuese un tema mas, pero no, entonces no me estan preguntando sobre un tema cualquiera, me estan preguntando sobre mi vida, sobre los deseos mas profundos que anhela el alma, sobre lo que me quita el sueño e inclusive lo que me despierta por las mañanas. Que responde uno. Desnudarse por completo, desangrarse sobre el teclado, es sencillo. Pero volvemos a lo mismo de siempre, volvemos a la mente. Y en mente me pregunto que hacer con mi vida, que hago con respecto al tema. Y aqui estoy recostado sobre la cama con la nena al lado y el teclado al frente, internalizando lo que siento para entender lo que puedo hacer, pero siento fracaso, frustacion, porque hoy por hoy no estoy haciendo nada, por no decir un coño, porque hoy en dia me meto en Twitter, veo el ojo sangriento, el tricolor, las balas, la doña pasando bola, y me arrecho y hago ¿que?, me pongo a trabajar, a programar un componente, aplico a un trabajo, juego con Cari, pero ¿que mas? Por que no estoy haciendo ese algo mas, porque no se que es el bendito algo mas, pero por que no se que es el algo mas. Y ahi me quedo, viendo al algo mas de lejito pero se ve borroso y no lo reconosco. Me trato de acercar para ver que coño, pero parece que se aleja. Que ladilla. De ahi debe venir la frustacion, el sentir que estoy perdiendo mi tiempo. ¿Estoy perdiendo mi tiempo escribiendo esto? Porque no se cuantas palabras van pero los dedos se empiezan a sentir. Recuerde que estoy acostado, el teclado del mobil y tal. Pero no creo, perder el tiempo de verdad verdad debe tener otra faceta, por lo menos le estoy metiendo coco. Que hago, me pongo a aprender Redux, me leo el codigo fuente del Bitcoin Core, me le llego al repo de Sovereign y le agrego blockstack.js serverless signin. En eso estamos, asi vamos. Eso que llaman pais sigue cayendose en el sur pero levantandose en mi mente. Que le vamos a hacer, como dijo Fuentes, que le vamos a hacer


El solamente quiere superarse. Llegar a ser lo mejor que pueda ser. Vivir lo mas cerca posible de su persona. Ser rigurosamente el. Y escribe para pensar que es eso, como se llega, por donde doblar, como se llama, por que. Escribir es pensar, escribir es pensar en lo que se va a escribir, pensar es escribir en lo que se piensa, pensar es escribir. El sabe, esta muy seguro, de que tiene un tipo de proposito. Aunque Yuval haya dicho que los humanos no tenemos ningun proposito cosmico, no. No es asi. Yo no tengo ningun proposito cosmico como no lo tiene un pulpo o un loro. Pero… (epa ahi salio el yo). Pero el tiene un proposito, algo que hacer, destino que forjar en su pequeña y minuscula vida. El es de los que cree cada dia mas en eso de que nada pasa por casualidad. Nada pasa por casualidad. Las cosas pasan por causalidad. No creen en proposito cosmico mas que comer, cagar, amar, reproducirse, sentir paz, disminuir el dolor. Pero si cree en lo que el cosmos le dice, en lo que esta escrito en las paredes de la naturaleza, en lo que rio trae y en lo que el viento canta. Y sospecha que hay algo ahi. Algo que le esta diciendo que tiene que dar lo mejor de si. Vivir lo mas cerca posible de su persona. Ser rigurosamente el. Primera, tercera persona… ¿por que la diferencia? ¿cual es la diferencia? Yo puedo escribir todo ese parrafo en primera persona, por que no, que crees que va a salir, que no te va a ser mas auntentico, mas tu. Escribe codigo para conseguir el pan, escribe ensayos para conseguir proposito. Hay algo que le dice: nosotros somos los que hemos estado esperando. Si, asi en plural. Porque ya hace rato entendiendo que solo no se llega muy lejos, que son varios, que somos muchos los que sentimos esa quemadura en el pecho. El mundo esta cambiando y nosotros tenemos que cambiar con el. Tenemos que cambiar por el. Es lo unico que se tiene (darle un mejor mundo a nuestros hijos, darle mejores hijos a nuestro mundo, etcetera). Y vale la pena, claro que vale la pena, un pedazo de tierra por el que vale la pena trasnocharse, pasar rabia, llorar, frustrarse, sentirse orgulloso. Todas esas cosas que se resumen en dolor y amor, los verdaderos amos. Y asi seguimos, aqui estamos. Programando para pagar las facturas del dia a dia, aunque sea novato, aunque sea poco, se puede llegar a mucho. Escribiendo (que es pensando, que es leyendo) para entonces poder dar el proximo ‘paso correcto’, como si eso fuese algo cierto, como si lo unico que no fuese cierto es la certeza de que el acantilado esta ahi al frente, tarde o temprano. Seguimos aqui, que le vamos a hacer.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Eduardo Medina’s story.

Responses
The author has chosen not to show responses on this story. You can still respond by clicking the response bubble.