La muerte anestésica.

-Poema-

Yo soy la bala que perfora el cráneo del chofer de autobús.
Soy la vagina ensangrentada de la niña penetrada.
Soy el estómago con hambre,
el hueso fracturado,
la lágrima seca.

Yo soy el frío de la noche.
Soy el desierto que te quema;
yo soy el coyote, el corrupto, el suicida.
El sicario, el empresario, el hipnotista.

Yo soy la madre que pega, el padre que viola, el niño asesino.
Soy el político y el yihadista.

Yo soy el desamor y la agonía;
soy el que te ama y miente;
soy el que espera, el que calla y el que grita.

Yo soy la leche del seno,
el pan de la mañana.
Soy la enfermedad con cura;
la risa y la vacuna.

Yo soy el beso del amante;
soy las lenguas enlazadas.
Soy el sexo, el amor, las frazadas.

Soy el negro de la ausencia,
la inexistencia,
la muerte anestésica.

“El caballero de la muerte” (Salvador Dalí)
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Melisa Rabanales’s story.