Guía para el emprendedor principiante

Realizar proyectos de emprendimiento se ha vuelto bastante popular. En una encuesta realizada a graduandos universitarios, la mayoría opinaron querer ser su propio jefe. El 60% quiere iniciar un negocio luego de graduarse, el 45% piensa que iniciará algún negocio en cierto punto de sus vidas, el 20% inició un negocio mientras realizaba sus estudios universitarios y el 30% quiere iniciar un negocio pero probablemente no lo hará. (Michael, S.f) (Michael, S.f)

Para dar inicio a un proyecto de emprendimiento, debemos conocer de qué trata todo lo relacionado a “innovación”. Entonces, ¿Cuál es el motor de la innovación?

Imaginación: Una idea que nace en nuestra imaginación, digna de un proyecto de emprendimiento es una idea que reta a lo establecido y no se adapta fácilmente a lo ya existente; es esto lo que la hace única y le agrega valor. Muchas veces una idea viene acompañada de varias más, por lo que deben conectarse y ser combinadas y luego plantear y replantear esa idea para lograr tener algo muy concreto.

Conocimiento: Es importante prestar atención a lo que pasa a nuestro alrededor; muchas veces una gran idea nace de solo estar atentos a nuestro entorno.

Actitud: Lo principal es creer que se puede resolver un problema, de lo contrario no se podrá lograr. Un verdadero emprendedor crea oportunidades y hace funcionar lo que tiene a la mano.

Contexto: Nuestro entorno induce nuestra forma de actuar, por lo que éste debe favorecer la creatividad.

Debemos tomar en cuenta: una cosa es tener una idea innovadora pero saber qué hacer con ella es otra. En la encuesta realizada a jóvenes universitarios, mencionada anteriormente, 67% de los encuestados no entiende cómo iniciar un negocio, 45% no cree que pueda pensar en un buen nombre para un negocio, 20% no cree que pueda preparar un plan de negocios, 30% no cree que pueda lograr un plan de marketing para su negocio y un 20% no cree poder obtener un nombre adecuado para un dominio. (Michael, S.f) Esto demuestra que muchos jóvenes tienen ideas creativas e innovadoras pero no saben cómo trabajar con ellas.

Un emprendedor debe tener ciertas cualidades que harán de sus proyectos un éxito

1. Ambición: Un emprendedor busca problemas de forma activa con la ambición de resolverlos. No todos tienen esta cualidad por lo que es algo que define bien a un emprendedor.

2. Un emprendedor no espera por oportunidades, las busca.

3. Un emprendedor se mantiene enfocado, es disciplinado, organizado y meticuloso. Hacer funcionar un negocio no es fácil, y con toda razón. La verdad es que un pequeño porcentaje de negocios que inician lograr a penas sobrevivir el primer año y luego de esto se vuelven en exitosas empresas. Aquellos que tienen la disciplina de seguir con su plan, trabajar en lograr sus metas de corto y largo plazo y objetivos se mantienen enfocados en asegurar que su negocio funcione.

4. Un emprendedor ama lo que hace. Para ellos el trabajo no es trabajo; es su vida. Asimismo, establecen límites entre su vida personal y su trabajo, así que saben cómo vivir y trabajar inteligentemente.

5. Un emprendedor no le tiene miedo a los retos; los toman de frente. Tomar riesgos es algo de todos los días para un emprendedor; es parte de dirigir un negocio, aunque toman retos inteligentes, no insignificantes. Esto significan que dedican tiempo a los “pros” y “contras”, ventajas y desventajas de cada decisión que toman y toman en consideración cada movimiento que realizan.

6. Un emprendedor no le teme al fracaso. Al contrario, entienden que todo es parte del juego. Utilizan cada fracaso para su provecho y lo vuelven en una oportunidad de aprendizaje. Sería casi imposible conocer a un emprendedor que no haya cometido ni un solo error. (McFadden, 2015)

Tomando todo esto en cuenta, ¿Qué hago con mi idea?

Si tenemos claro y creemos que tenemos una idea que puede dar solución a un problema, debemos establecer el segmento de mercado, es decir, a qué grupo de personas va dirigida mi idea y a quiénes se dedicará a resolver ese problema en específico; quiénes serán nuestros clientes. Para tener esto más que claro debemos definirlo demográfica, geográfica y socialmente.

· Debemos describir el problema que ya hemos identificado.

· Definir la propuesta de valor, dejar claro por qué vale la pena que las personas inviertan en mi producto o que paguen por la solución que se propone.

· Teniendo esto claro, se debe describir la solución principal al problema o hacer replanteamientos de la solución original.

· Debe definirse cómo se hará llegar el producto al cliente y elaborar brevemente las alternativas disponibles. Esto puede significar una distribución física o por internet.

· Definir las fuentes de ingreso; ¿de dónde vienen los ingresos y qué formas de pago se aceptarían?

· Asimismo, cuáles son los costos necesarios para poder arrancar el negocio (materiales y humanos).Oportunidades: Un emprendedor no espera por oportunidades, las buscalasdefine bien a un emprendedor.n 20% no cree poder obtener