Aprendiendo a volar.

Volar.

Tantos años han pasado ya y mi poesía barata perdió su musa insensata, como si las historias de amor no fuesen ya bastante trilladas… Hoy no quiero quejarme, como normalmente lo hago, ni quiero rendir tributo a mi ego, y a mi orgullo, como siempre lo hago… Hoy voy ser sincera, conmigo, con el mundo.Casi todos los días algo me recuerda a las aves cuando vuelan, se asemejan mucho a los seres humanos, cuando ellas dejan su nido, nunca mas vuelven, deben aprender a volar para sobrevivir, y en el proceso se hacen daño,se asustan, se rinden, siguen intentando, y como esta en su naturaleza en la mayoría de sus casos lo logran.Cuando estaba muy pequeña volar no era parte de mis planes, dejar el nido que construimos tampoco, inconcebible era la vida sin todo lo que me rodeaba en ese momento… Vos, mi refugio, vos mi casa, vos mi nido, vos mi techo, vos mi hogar… Imposible simplemente imposible.No se hasta donde era coodependencia o hasta donde era amor... Lo único que se es que se sentía bien. Vivían juntos dos aves verdes en la inmensidad del bosque ensimismados y enajenados en un mundo construido por si mismos. Todo marchaba bien, aprendiendo, creciendo,amándose, cuidándose. Un día luego de mucho tiempo, las aves ya habían crecido demasiado, tanto como para separarse y aprender a volar. Los dos lo decidieron al mismo tiempo, se la lanzaron a la vida.Yo era una de ellas, me caí, me lastime al punto de quedar inservible y me costo un poco mas aprender sola, descubrir el mundo sola. Después de mucho intentar y como las águilas que se desprenden pluma por pluma y se destruyen el pico hasta destruirlo por completo para que este vuelva a nacer al igual que sus plumas, mi nueva piel nació y junto con ella una nueva yo. Mis alas ahora son mas grandes, vuelo sola y me encanta.Pero nunca voy a olvidar mi casa y aunque ya no la necesite para vivir, SI la quiero. Por mas orgullosa que este haber aprendido a volar sola, no voy a negar que siempre quiero volver a mi hogar, con vos, por que sos vos.

Los pájaros no pueden ser enjaulados ellos son del viento, ellos son del aire, y me dejaste volar y tus ojos lloraron hasta doler, pero solo vos sabias que así tenia que ser, que así… tenia que ser…

Like what you read? Give Celeste Liz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.