Medio/Acción Cultural Ancestral

en el entorno digital

Selk'nams en las paredes de Córdoba (streetart)

Gestión Cultural para la producción de Cultura Libre — Mesa 1: Congreso de Gestión Cultural OnLine

Por motivos personales este año, allí en la Isla Grande de Tierra del Fuego, leía sobre las comunidades antiguas de esta tierra, quienes hacía más de 5.000 años que habitaban las islas en la llegada de los colonos ingleses, quienes son dueños de los primeros registros acerca de la historia de aquellos fuegos, de una cultura nómada, efímera, perdida entre archipiélagos helados.

Los selk'nam celebraban una ceremonia llamada Hain, que es para lo cual usabanlas conocidas máscaras. Toda la comunidad se disponía y trabajaba todo el año para dicha ceremonia, y era el acontecimiento cultural más esperado en la vida de un joven de la comunidad. Me interesa destacar que, ese acontecimiento cultural, que era de formación/iniciación, que modifica el destino y futuro del joven, estaba valorizado por toda la comunidad, y había un sistema de sustento, para que eso se lleve a cabo, que contemplaba las necesidades de quienes impartían la ceremonia, el tiempo y todos los recursos necesarios.

Salvando las distancias del mundo actual, que devoró esos modelos, apagó los sistemas ancestrales, imponiendo un sistema dominante, y teniendo en cuenta la multiplicidad de comunidades ancestrales, y que solo estamos en contacto con cierta información de estos sistemas, la provocación desde esta perspectiva tiene que ver con la gestión cultural y las ceremonias efímeras.

Taller de fotografía, Festival INVICINE Córdoba 2016

Pensar en la tarea de involucrarse en hacer sustentables las comunidades, a través de múltiples posibles, metodologías prestadas.

Para no hacer de esto solo un tema de estudios, el entorno digital es el idioma que aparece para encontrar un lugar común.

Ahora, es el entorno digital un lugar común? El lugar del común?

El ciberespacio es un caos político fuere de la política. Casi como la relación con los pueblos ancestrales de los estados en la actualidad. Es también donde se está contando esta parte de la historia geopolítica, en manos de las redes y de las nuevas comunidades. Internet es la dimensión que más conocemos, esa puerta que nos queda abierta y la cual usamos de laboratorio. Muchos están funcionando, y creciendo en gran medida.

Internet todavía es parte de ese universo casi místico que los humanos hemos adoptado como cotidiano, y hacemos uso de que todavía sus fronteras no están marcadas por los poderes que conocemos. Lo cual nos permite posicionarnos allí. Y actualizarnos.

Hacemos que esos espacios sean posibles

Navegar en el inmenso océano del campo cultural y hacer propuestas que se encaminen tal vez sea como adentrarse en aquellos archipiélagos llegando a la Antártida con canoas de madera. Las acciones culturales para que repercutan se exponen a muchos factores. Acompañar el proceso de empoderar a las comunidades, comunicar y favorecer la circulación de la información comienza por verse en otros mapas, en otros ambientes, siendo parte de una integración mayor.

La metodología y sistematización permite la creación de redes proyectuales, que se encadenan una con otra, con otra, sin cortar la continuidad, pero con la posibilidad de rotar, equipos, energías, recursos, articulaciones. Nutrirse, sabiendo aprovechar los recursos del otro, hacia el común. Así ir nutriendo, y ser parte de un ciclo, ecosistemas del hacer.

La cultura libre, la enorme comunidad de software libre, que de forma colaborativa va formando redes proyectuales que se alimenta de la conexión de programadores que van tejiendo bajo el criterio de la libertad contra-hegemónica de las herramientas, es una red que se nutre y ejemplo de continuidad. El criterio de la libertad que buscan muchos proyectos culturales, y la cultura libre es un mapa de posibles para explorar.

Para concentrarnos en el entorno digital, el punto de vista de que la cultura libre pone en deuda o duda los criterios de sustentabilidad de los proyectos, será para nosotros parte del mito.

Es importante destacar este espacio de Congreso, y esta mesa en la que se ha dado la oportunidad poner en discusión una cosa importante que seguir charlando: todos los modelos de producción cultural están atravesando crisis en cuanto a criterios de sustentabilidad.

Denominamos cultura libre a ciertas dinámicas que no se encierran en dinámicas de mercado y sistemas hegemónicos, sino que buscan simplemente, seguir el curso libre de la cultura. En esas dinámicas que no se encierran en las dinámicas del mercado, está el desafío de la gestión cultural en trabajar la sustentabilidad de los proyectos desde una cosmovisión de varias dimensiones:

  1. La dimensión ambiental: tienen que ver con el contexto y las fuerzas que se articulan para dar los frutos de los proyectos. La circulación de recursos no puede nunca depender de una única fuente, de un único padre, la independencia depende de la circulación que se entrega al universo, en donde nunca sabemos de dónde va a volver.
  2. La dimensión comunal: O comunicacional, la comunicación como parte esencial de los proyectos ya que sostiene la comunidad en constante debate y crecimiento.
  3. La dimensión temporal: Que conecta las generaciones. Comenzar a pensar en que el futuro es el que estamos tejiendo, y comenzar a tener en mente los ciclos de la tierra, sembrar en nuestros jóvenes el adulto que queremos ver crecer. Ese rol fundamental en nuestras sociedades se está perdiendo, incluso en las familias, y es parte de la gestión cultural atender a estos síntomas de la sociedad, con una cultura tan rica como de la que somos parte.

En este aspecto, la cultura libre no es un perfil simplemente de una agenda anti — Propiedad Intelectual, del mundo lejano de quienes saben sobre “la herramienta”, sino una filosofía que puede abarcar múltiples metodologías.

FLiSoL Córdoba- 2014

La idea de código abierto está intrínseca en las culturales ancestrales, y en el ADN cultural de los pueblos, así como las reglas del mercado. Lo vemos en toda la tendencia de economía 4D, financiamiento colectivo, micro y algunas macro experiencias.

Los artistas de gorra, otra experiencia de sustento cara a cara con el público, las revistas con suscripción. Casas colectivas, redes de wifi libre. Las economías de la cultura no pueden ser vistas desde una sola perspectiva, sino desde una cosmovisión ampliada: y así cada caso/proyecto puede tener/crear sus modelos, diferentes, diversos.

Abrir el código del hacer de los proyectos, permite además que los otros casos/proyectos se vean así mismos en la necesidad de resolver sus propios modelos, pero acompañados.

Múltiples parámetros y métodos para su sustento, resguardo, distribución, circulación, articulación con otros. En este sentido, un gran desafío además es comenzar a pensar que la gestión cultural podría comenzar a tener tipos de metodologías, de lo cual ya hay haciendo historia grandes laboratorios, ejemplos también, de trabajo en red y conformación de comunidades.

El Congreso de Gestión Cultura OnLine sigue hasta el 10 de octubre de 2016.

Gracias a todos los que hacen posible los espacios para encontrarnos y seguir pensando los laboratorios digitales de hacer.