Comienzos

¿Estará loca por no saber como se siente?

Mariposas en el estómago, o más bien murciélagos que se mueven de una manera muy particular cuando les pega un inesperado rayo de sol… revoloteando, buscando desesperadamente un lugar donde volver a estar en paz. Está despeinada, como siempre. Siente los pies casados, las dolencias siempre presentes en sus rodillas, y unas ganas increíbles de dejar ir esas lágrimas que por algunas horas lleva reteniendo, ya ni siquiera sabe si tiene ganas de ir al baño o todo esta en su mente. Su saliva tiene un sabor curioso, a pesar de que se lavó los dientes dos veces antes de salir de ese pequeño y desordenado departamento… Un nudo en la garganta y la sensación de que este día en realidad no esta sucediendo, se siente un poco perdida, pero al mismo tiempo esta muy consciente de su al rededor y de el lugar al cual ya casi llega. ¿Emocionada? Definitivamente. ¿Nerviosa? También.

Y vuelve la pregunta a su mente, si esas lágrimas que retiene están ligadas a sus nervios y relacionadas a ese horrible sentimiento de miedo, o mas bien a la emoción de un nuevo comienzo, a la increíblemente única oportunidad de lo que viene. Al increíble camino que está por delante, a la buena fortuna de comenzar este día y estar acompañada de su soledad. Esa amiga siempre paciente y atenta que cuida de su cordura.

Su felicidad se mezcla entre tantos sentimientos inter-relacionados y envueltos uno dentro de otro, que sin pensarlo demasiado viene la palabra locura a su mente.

Si la locura se liga a tantos sentimientos y la cordura se basa en encontrar el sentido preciso a cada uno… se alegra de ser cuerdamente loca.

Like what you read? Give Melisa Tijerina a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.