Ojos que doblegan voluntades

Escucho cuando tocas la puerta. Te dejo pasar y de una vez te abrazo. No se muy bien por qué. Supongo que me haz hecho falta. Te intentas separar pero te aprieto mas fuerte, Aspiro el aroma que desprende tu cabello. Dulce pero amargo. Sonrío; se parece a ti. Busco con ansias tus labios y me fundo contra ellos en un beso a pesar de tu resistencia inicial. Me miras con esos ojos capaces de doblegar cualquier voluntad, sobre todo la mía. Me aparto o no voy a poder controlarme. Deambulas por la habitación mientras yo voy y me recuesto en una silla. Te pido que vengas. Solamente me miras y de una vez te colocas a mi lado. Nos abrazamos. Siento tus senos duros cerca de mi pecho y como tu corazón late desenfrenado. Quiero arrancarte la ropa y comerte de una vez, luego hablarte de todo lo que me ha pasado en estos tiempos. Te abrazo mas fuerte para contener todo ese fuego que llevo por dentro. De la nada levantas la cabeza y me miras; entre tú y yo, las palabras siempre han sobrado.

- Tienes unos ojos que doblegan voluntades.

Sonríes. Me sorprendo, porque no lo haces todo el tiempo.

- Mientras sirvan para doblegar la tuya me conformo.

Ahora soy yo el que sonríe. Miro tu ropa. Definitivamente me va a estorbar.

M. Figuera

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.