Oropéndola, exposición fotográfica

Una vez coincidimos en el extranjero con un francés y conversábamos en inglés sobre la fotografía y recuerdo que una de las cosas que decía este muchacho era que había que tomar fotos con los ojos para grabar en la memoria y no perturbar a las personas (en este caso indígenas), asentí con duda sobre la dicha valoración o afirmación. Lo he pensado varias veces.

El autor, admirando una exposición sobre el cuerpo humano

Creo que es bueno solo mirar, pero que es mejor fotografiar sin abuso sobre la privacidad de las personas, y cuando se trata de la naturaleza pues menos, la naturaleza debería quedar grabada en imágenes de video o fotografía.

El gato con bota

La vida ha tardado 4,000,000,000 de años en ser lo que es, y resulta imposible no pensar en que la naturaleza seguirá teniendo cambios a lo largo del tiempo. Cambios y mas cambios, habrá.

Sombras tenebrosas en Corazón de María

Pienso que es bueno fotografiar y quienes lo pueden hacer bien, hacen más aporte. Eso hace que las imágenes perduren, y el recuerdo sea más vívido, mas realista, mas consciente.

Escarabajo de metal

La naturaleza no siempre ha sido así y nunca volverá a ser la misma, eso nos lleva a la idea de que lo mejor es tomarle fotografías.

La vida pende de un hilo

Un día la Claudia dijo: “Esas fotos están bonitas, hay que hacer una exposición”. Así nace “Oropéndola”, una exposición de fotografías en La Ventana, frente a la Plaza Palestina. Estará abierta hasta el 2 de febrero, luego se irá para Cojutepeque.