CALENTANDO

Hay quien dice que para ser escritor, lo único que hay que hacer es escribir.

Una visión un tanto simplista, pero sin duda generosa. Ya que pone al alcance de cualquiera tan noble arte. Así que, sin estar del todo de acuerdo, eso haré.

No con la ambición de aspirar al título o denominación, sino con la intención de compartir algunos pensamientos y opiniones, y por qué no, hacer un poco de gimnasia mental, que siempre viene bien. Espero no hacerme ninguna torcedura.

Por ver, si es un arreón momentáneo como el del que se apunta al gimnasio el uno de enero para no volver, o si el nuevo hábito, viene con intención de quedarse.

Me pongo a calentar y me deseo suerte.