Cuando leí los rumores o noticias sobre la muerte de los RSS, me dije a mí mismo que en todo caso…
Julio Pérez-Tomé Román
1

Así es.

El RSS no va a morir, no “puede”; porque aunque vivimos cada vez en un mundo más consumista que generador de contenidos, lo segundo es lo que “hace” la red, y es que si no tuviéramos qué compartir la web 2.0 como tal no existiría.

Viva Feedly… o más bien, creo, vivan los lectores de RSS. Es verdad que Feedly hace un gran trabajo y ha llenado, por mucho, el hueco que Google Reader dejó… y ha sabido explotar un mercado en el que la “gran G” se durmió. Sin duda creo solo faltarían algunas mejoras (algún tipo de navegador interno sin publicidad, modificar más cómodamente el tamaño de la letra, y, por qué no, una especie de lo que fue Buzz… una red social dentro del sistema que permita compartir info).

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.