¿Qué diría de tí tu Yo del futuro?


A lo largo de los últimos años he desarrollado un gusto por la lectura y la escritura. Aunque me inclino más por la primera. Me causa cierto placer escribir cualquier cosa en la que esté mi foco de interés, pues como he aprendido, la manera más eficiente de aprender algo es enseñando.
En ésta nota pretendo compartir contigo algunos consejos que a mí me hubiera gustado escuchar (o leer) hace un par de años.
Durante tu periodo de existencia vas a escuchar millones de frases de superación y motivación. Y si tú genero literario es la "autoayuda" (no me gusta ese término) o los libros de desarrollo personal, entonces podrás leer miles de ellos y te darás cuenta de que no es tan fácil cómo las frases o los libros lo plantean. De hecho en cada libro que leas te podrá confundir más de lo que ya estabas originalmente. Esto sucede porque no existe una clave o una fórmula que sea universal y que funcione a la invariablemente en todos los humanos. Sin embargo cada aporte en tu vida, ya sea a través de la lectura o la experiencia, es parte fundamental para solidificar la percepción de tí y del mundo. Y creo firmemente que tu estado emocional y tu felicidad dependen de esas dos esferas: cómo te ves tú y cómo ves el mundo. 
Ciertamente somos un papel en blanco al nacer, pues estamos limpios de creencias, prejuicios, estereotipos, discriminación y maldad. Durante nuestra niñez aprendemos bastante rápido: el lenguaje verbal y no verbal, los valores y las creencias. Y se adhieren tan profundo a nosotros que los hacemos parte de nuestra identidad, como si fueran algo con lo que nacimos y no podemos cambiarlo. Te comparto que SI es posible cambiar ese kit pre cargado con el que nuestros padres nos mandan al mundo. Pero no es fácil y ahí radica la poca iniciativa que todos tenemos en querer cambiar. Dime, ¿Cómo un joven de 23 años puede cambiar la perspectiva de sí mismo cuando toda su vida le hicieron creer que no es capaz de lograr sus sueños? ¿Cómo cambiar la creencia de que para ser exitoso no tienes que pasar sobre otros? 
Y es que hay una línea muy delgada entre buscar el bien de otros e imponer tus creencias. Después de mucho tiempo de batalla encontré la forma de identificar esa línea divisoria. Si mientras buscas el bienestar y el desarrollo personal del prójimo la otra persona se acerca a tí con interés de iniciar el camino (aunque sea con miedo). Estás del lado correcto y debes continuar. Pero si al buscar el bien de otros ellos no le toman importancia y te ven como intruso, amigo deberías alejarte un poco y dejar que ellos vean el cambio por si solos.
Aunque entiendo que primero buscarás un cambio en tí antes que los demás. Creo que me adelante un poco.
Sinceramente no podría darte una fórmula para crear un cambio positivo y que cumplas tus objetivos en la vida. En cambio puedo resumir una considerable cantidad de libros que he leído:
1.- Sé elocuente. Haz lo que dices, que tus acciones sean congruentes con tus pensamientos.
2. Se equilibrado. El trabajo no lo es todo. La diversión no lo es todo. Busca un punto medio donde te sientas pleno sin descuidar a ninguna de las dos.
3. ‎Busca tu tribu. Dónde te sientas cómodo hablando de tus intereses y de tus metas. No solo de aspectos muy superficiales y banales. 
4. ‎Cambia un hábito. El que consideres más perjudicial en tu vida. Busca ayuda para hacerlo, de verdad no es fácil (Libro: El Poder de los Hábitos)
5. ‎Encuentra tu pasión y dedícate a ello. Éste punto en especial lo dedicaré todo éste próximo año 2018. Responde una sencilla pregunta para darte una idea: ¿Qué pagarías por hacer? (Libro: El Elemento)
6. ‎Filtra. La información que llega a tu cerebro: si dedicas gran parte de tu día a ver "memes" o videos de risa, bueno equilibra eso leyendo un buen libro o solo pensarás con memes y tú cerebro será más "flojo" para pensar. Filtra personas: aquellas que no aportan nada positivo a tu vida. Recuerda que eres el promedio de las 5 personas con las que más te relacionas. No les dejes de hablar, ama a tus amigos y respetalos. Pero enfoca tús vínculos fuertes con personas que te reten intelectualmente y sean mejores que tú.
7. ‎El tiempo no es renovable. Dedica unos minutos por la mañana a planear tu día y trata de seguir el plan. Aprovecha cada minuto y nunca te vayas sin despedirte.
8. ‎Anticipa. Trata de planear tus gastos con un mes de anticipación y agenda tu semana, no podrás alcanzar grandes cosas si improvisas todo el tiempo.
9. ‎¿Qué pensarías de tí?. Imagínate en 10 años. ¿Qué pensaría de tí tu YO de 10 años en el futuro? ¿Estaría orgulloso de lo que haces ahora? 
10. ‎Ahorra e invierte. Primero ahorro. Después inversión. No busques el dinero fácil ni los esquemas donde ganas por invitar a más personas. Trabaja duro y ahorra. Después invierte ese dinero en algo genial. Minimiza tus riesgos y no pidas prestado.
11. ‎Espiritualidad. Independientemente de tu religión, busca conectar contigo mismo. La meditación es una excelente herramienta.
12. ‎Aprende a comunicar tus ideas. Expresarnos de manera correcta es una herramienta que nos servirá demasiado en la vida. Podemos tener ideas geniales pero si no sabemos decirlas al mundo se quedarán en el limbo. 
13. Ejercitate. No lo hagas por vanidad, hazlo por salud. De verdad después de mover tu cuerpo te sentirás muy relajado y las ideas fluyen mejor. También te ayuda a forjar la disciplina.

Probablemente no sea ni una fracción de lo que quiero compartir contigo para ahorrarte algo de tiempo y puedas mejorar algunos aspectos de tu vida. Quizá ya domines todos estos puntos, de corazón ¡Te felicito! :D me gustaría invitarte un café.
Si estás iniciando o tienes esa inquietud de encontrar tu pasión o te interesa desarrollar habilidades de liderazgo y comunicación. Tengo un lugar para tí y eres bienvenido. El crecimiento en colectivo es más eficiente y divertido.
Deseo de corazón que éste año que está a punto de iniciar sea de mucho éxito y bendiciones para tí y tú familia. Que las cosas no sean fáciles, para que reafirmar tu confianza en tí y te des cuenta de tus verdaderas capacidades.
¡Feliz año Nuevo!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.