Las apariencias engañan pero los números no

Juan Manuel es un contador quien vive en la ciudad de Bogotá¡, Él tiene como trabajo llevar la contabilidad de dos empresas de tamaño mediano, es decir, dos empresas con aproximadamente 200 trabajadores cada una y un volumen de ventas de 5'000.000. Estas dos empresas tienen administraciones y ingresos relativamente estables. Sus dueños son muy honestos, o por lo menos eso pensaba Juan Manuel al inicio de esta historia.

Un día una de las empresas a las que Juan les llevaba la contabilidad cambio sus políticas de compras y ventas. Juan no creyó que esto fuera relevante además de que iba a generar algo de pasivo extra y uno que otro documento por cobrar. En un principio las cosas parecieron funcionar bien y pues en efecto la empresa estaba obteniendo algo de utilidad, sin embargo esta si estaba perdiendo algo de utilidad con relación a periodos anteriores. Esto quiere decir que la nueva política no era tan efectiva a fin de cuentas.

Pero un día los dueños tomaron la determinación de vender uno de los vehículos, el contador pensó que lo iban a cambiar y creyó que podía registrar en ingreso del dinero en el banco. El dueño de la empresa le dijo al contador que ese dinero iba a salir de la empresa entonces que lo registrará como un gasto de combustible extra, para que la ley no los molestara, y además que explicara que este gasto no tenía factura como tal. El contador lo hizo, pues el jefe es el jefe y es el que manda an cuando mande mal. Eso si el contador quedo con algo de duda porque esto no es un movimiento normal, aún así­ el creía que no había pasado nada malo ya que Él consideraba a su jefe como alguien honesto.

A la empresa le quedaban todavía dos carros, los cuales eran de importante necesidad para la empresa. Luego la empresa decidió vender los dos carros y decir que el dinero se fue en gastos, así­ como ya lo había hecho antes el dueño. El contador empezó a sospechar, y sus sospechas aumentaron en la medida que los carros no se los habían llevado. Cuando a fin de mes al contador le dijeron que había que registrar un gasto de arriendo de los carros, girado a un tercero. La gente en la planta no sabía lo que pasaba, no tenían idea y porque debían saberlo. Las cosas se pusieron peores cuando el contador se dio cuenta por medio de sus kardex que los inventarios estaba bajando de poco en poco. La empresa solía mantener un estándar de inventario que ahora ya no estaba.

Luego ocurrió lo impensable, el dueño decidió vender la bodega donde funcionaba la empresa, le dijo al contador que registrará la venta y que registrará un gasto en reparaciones, esto no paso por el banco. Al contador se le dijo que ahora se iba a rentar la bodega y que eso se le pagaba a un tercero.

En esta situación la empresa paso más de un año, eso si cada mes el balance arrojaba una utilidad cada vez menor y luego empezó a haber perdida lo cual afectaba las finanzas de la empresa. Toda esta perdida acumulada termino por agotar el inventario de la compañía, esto se vio en las mismas tablas Kardex que llevaba la empresa. La empresa descuido vender maquinaria, que también se reporta al venderse como un gasto y se le elimina de la contabilidad.

Aquí­ no viene el final, bueno si, pero el de la empresa, un Buen Día llegó la superintendencia e intervino la empresa. La empresa paso a manos de otra persona quien inició una investigación de porque una empresa como esa había quebrado. Llegaron a la conclusion de que le habían sacado el dinero legalmente, ya que todos los arriendos y gastos de ventas habían ido a para a testaferros y además la empresa había adquirido un pasivo con un banco reconocido que no había sido registrado en la contabilidad y que también había pasado a manos de testaferros. El dueño ya no tenía nada a su nombre y no le pudieron quitar nada.

Para suerte de los empleados, unas compañías tenían deudas con la empresa y cuando estas pagaron hubo dinero para pagar sus prestaciones sociales. Juan Manuel no podía creer lo que había hecho el dueño, pero por suerte le pagaron su trabajo. Eso es lo que pasa con las empresas de tipo s.a.s que cierran.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Miguel Danilo’s story.