Es justo el Marketing Multinivel?

Hace unos días le hacía un regalo de una muestra de uno de los productos que ofrece la compañía a la cual estoy asociado como distribuidor independiente (es una técnica que acostumbro usar) acompañado de un catalogo, a una persona conocida recientemente. Mi intención no era proponerle desarrollar el modelo de negocio sino muy por el contrario, yo estaba en la búsqueda de un nuevo cliente. Sin embargo la conversación se oriento hacia la industria de redes ya que esta persona había tenido contacto con la industria, me comento que tuvo malas experiencias, allegados suyos perdieron dinero, etc y etc. Ninguno de los puntos que menciono, me pareció relevante para escribir un artículo, excepto el argumento de justicia. No le parecía muy justo que alguien gane dinero por el trabajo de “otro”, en el caso de las redes de mercadeo, estos “otros” serían los downlines que a través de sus volúmenes de ventas la compañía toma un porcentaje enviándola al patrocinador. En realidad esta forma de ganar dinero no es ninguna novedad, en empresas con métodos de distribución tradicional un jefe de ventas recibe un porcentaje del volumen total de las ventas generadas por los vendedores. Según esta óptica de justica, debería ser mucho más injusto para los empleados administrativos que no reciben nada de estos volúmenes de ventas y solo tienen su salario al fin de cada mes, y por ende millones de personas en todo el mundo viven una injusticia total.

¿Es justo el Marketing Multinivel?

El caso es que, no es que sea justo o injusto, sino bajo que criterio catalogamos si es o no justo el acuerdo que celebran terceros? La cuestión de justicia solo se puede ser medida por las personas que intervienen en el contrato sujeto a la entera satisfacción de las partes. El marketing multinivel es un modelo muy liberal de hacer negocios, la relación contractual de distribuidor independiente permite un amplio margen de libertad para desarrollar la oportunidad de la manera que mejor le parezca al distribuidor, la empresa no puede despedirte, no existen los objetivos de ventas que usualmente vemos en las empresas tradicionales (este mes la meta de venta es de USD 50.000.- para cobrar las comisiones), no existen las llegadas tardías, se puede trabajar en el horario que desee, no existen jefes a quienes rendirles cuenta de nada, en algunas empresas ni siquiera es necesario comprar un volumen de stock simplemente con el reconsumo ya se está calificado.

Aquí les dejo un enlace a un video explicativo.

La realidad es que por mucho tiempo el marketing multinivel ha sido una actividad muy mal vendida, muy mal promocionada. En muchos casos los prospectos son atraídos con publicidad engañosa, promesas falsas de rentabilidad en no más de pocos meses, productos y servicios maravillosos y un sinfín de argumentos falaces esgrimidos por patrocinadores sin escrúpulos con tal de hacer firmar a personas para que compren stock productos. Es enorme el desconocimiento que existe por parte de muchos nuevos distribuidores pero más lamentable me resulta de los que ya tienen años en la industria pero no se dignan en aprender los aspectos técnicos y solo se limitan a leer libros de autoayuda y desarrollo personal cayendo sus argumentaciones solo en frases cliches con tal de prospectar y reclutar.

El network marketing es una industria noble que ha sacado de la carestía a mucha gente brindándoles una mejor calidad de vida, por un bueno ingreso proveniente de pequeños porcentajes de una gran red de distribuidores y consumidores, y de más tiempo gracias al apalancamiento.

Promuevo el modelo de negocio del mercadeo en red y escribo artículos con en el afán de dar información veraz y útil para que aquellos lectores interesados en desarrollar una red de distribución de productos y/o servicios para una empresa de venta directa, tomen la mejor decisión y evitar que pasen a engrosar la lista de personas con malas experiencias.

Por mi parte es todo en esta entrega y no olvides buscarme en Facebook.

Te deseo el mayor de los éxitos.

Miguel López

Aplica para trabajar conmigo
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.