PowerPoint obsoleto, disfuncional y aún así, mal usado, aunque podría ser mejor… (Spanish)

Al ser las últimas semanas de clases en la universidad me toca ver la entrega de proyectos finales, exámenes y por supuesto, las tediosas exposiciones de los compañeros durante este tenso y estresante final del periodo semestral.

Estas exposiciones son realizadas con el ya conocido por todos «PowerPoint», donde las presentaciones han sido la herramienta clave para mostrar, informar o representar un tema de manera concreta por medio de puntos clave de lo que se quiere decir a un público determinado, aunque desde principios del 2011 varios artículos han mostrado por medio de investigaciones las deficiencias principalmente en el ámbito educativo.

Y si de por sí en términos pedagógicos no funciona (dado que es información que no se retiene), todavía es peor la forma en la que los estudiantes expositores, claramente inexpertos, se presentan a leer estas presentaciones repletas de texto, haciendo aún más desastroso los efectos de utilizarlas.

¿Pero entonces qué hacer? Si pocos «bullets» no causan que los alumnos guarden la información al largo plazo y los textos extensivos en las presentaciones aburren y distraen a la audiencia.

Algunos creen que las plataformas en línea como «Prezi» son perfectas para darle un dinamismo a las frías y aburridas presentaciones, sin embargo es más de lo mismo y potencializa las deficiencias existentes, además de que con unos minutos adicionales de trabajo se pueden lograr efectos llamativos en las plataformas tradicionales

Otros consideran que las presentaciones deben tener más imágenes para hacerlas de una forma totalmente visual y así atraer la atención de la audiencia, pero la realidad es que en pleno siglo XXI las imágenes nos invaden por todos los medios, este fenómeno hace que nuestro cerebro como mecanismo de defensa retenga la información visual en un muy corto plazo, siendo contraproducente para el aprendizaje aunque «para pasar la materia puede ser funcional».

Desde mi punto de vista la exposición debe de ser un mecanismo multidisciplinario que contemple las siguientes consideraciones:

  • Ampliar las presentaciones con vídeos propios (de 2 mins máximo) que sean capaces de cautivar a cualquier audiencia, principalmente a las personas que se encuentran distraídas.
  • Los expositores deben de dar la información con pasión (a pesar de que el tema no nos genere simpatía), hacer buen uso del espacio y ver a los ojos al público al que se dirigen, si hay desorden no debe de haber temor a solicitar respeto y atención de forma educada y cordial.
  • Por otra parte, la discusión ordenada siempre es la mejor forma de interactuar y hacer sentir al público que están en el mismo nivel con el expositor, si se cuenta con tiempo disponible se pueden meter preguntas clave a discusión de manera intermedia, delimitando bien el tiempo para este proceso y aclarando que tu tienes la respuesta, como por ejemplo:
Antes de seguir adelante vamos a tomarnos 5 minutos para que alguno de ustedes me diga de que forma impacta la inflación en las familias más pobres…
  • Hay que evitar las interrupciones indicando desde un principio de la presentación que tomarás unos minutos al final para contestar cualquier duda o aclaración, es por tal motivo que se debe ser muy puntual en la preparación y en la exposición, principalmente hay que cuidar errores que puedan llamar inmediatamente la atención de quién está observando, si el tema es muy controversial puedes darte una pausa breve para escuchar uno o dos comentarios procurando dar la réplica a tales al final para no hacer un diálogo entre unos cuantos cuando hay muchos más esperando.
  • Un chiste no es nada malo, la relación entre la simpatía y la popularidad entre los grandes expositores es fundamental, por ejemplo en las pláticas de TED los expositores más vistos en la red dicen o realizan un comentario «chistoso» cada dos minutos en promedio, por tal razón si el público se presta, se puede mantener su atención por medio de esta técnica.
  • La técnica de la gran pregunta es primordial, si se menciona la hipótesis central al principio de la exposición, antes de decir cualquier otra cosa, se puede mantener en mayor proporción la atención debido a que cuando le entra la semilla de la duda a la persona que está escuchando esperará con atención el momento en que obtendrá la respuesta, es por eso que la conclusión y respuesta a la hipótesis debe guardarse exclusivamente hasta el final.
  • Y por último el tiempo, se dice que la vida de una persona puede cambiar en una plática de veinte minutos, con mayor razón una presentación duradera perderá sus efectos ante el público, aquí interviene la capacidad de síntesis y de exponer como ya se había mencionado, de forma puntual, hasta el descubrimiento de un gran avance científico aburre cuando tardan más de una hora en explicartelo.

Para concluir solamente hay que procurar que los avances tecnológicos no expongan nuestras deficiencias, podemos utilizar los recursos que ya tenemos y mejorarlos por medio de técnicas y la creatividad.