Escala en Costa Rica

Miguel Vargas
Aug 20 · 5 min read

I am a poor wayfaring stranger, I’m travellin’ through this world of woe, Yet there’s no sickness, toil, nor danger, in that bright land to which I go.

El 15 de junio salí de Estados Unidos, después de haber pasado ahí dos años y haber terminado las clases del programa de maestría. Claro que salir de Estados Unidos en los tiempos en que vivimos no fue necesariamente sencillo. En ese momento había solo un vuelo a Costa Rica cada semana desde la ciudad de Houston. Pude conseguir el vuelo el lunes 15, para lo cual tuve que salir de Michigan el día antes. El viaje hasta Costa Rica en realidad fue muy tranquilo. Las únicas diferencias de volar en estos tiempos fueron tener que usar mascarilla y tener que usar gel anti-bacterial hasta más no poder. Pero, fuera de eso, en realidad no hubo ninguna cosa anormal en el viaje hasta Costa Rica.

Image for post
Image for post
Desde Chicago hasta Costa Rica coincidí en el viaje con Irene, las mascarillas y el gel antibacterial caracterizaron el paso por los aeropuertos.

En mi país las cosas estaban tal vez uno o dos niveles de intensidad más altos que en Estados Unidos. La experiencia fue muy parecida a la de los hobbits al final del Señor de los Anillos (perdón si no han leído el final del Señor de los Anillos): llegan a su casa y se encuentran todo al revés, y la gente se comporta ahora de una manera muy diferente a como se comportaba cuando ellos se fueron. La entrada al país fue extraña y con sus problemas de planificación por parte de las autoridades, y tuvimos que esperar dos horas mientras entrevistaban a todas las personas del avión. Luego recibí (como todos los pasajeros) una orden sanitaria para permanecer en mi casa durante catorce días sin poder salir del todo. Gracias a Dios el plan era hacer esta cuarentena con los Siervos aquí, y ellos me recibieron con todos los cuidados del caso y me atendieron muy bien durante esas dos semanas. Habiendo terminado esas dos semanas, tuve la oportunidad de compartir con mi familia y de reconectar con algunas personas en las formas que permiten las circunstancias actuales.

Image for post
Image for post
La orden sanitaria decía la hora exacta a la que ya podía salir de mi casa.

De mi experiencia tras algunos meses de la pandemia en Estados Unidos, me sorprendió ver que en Costa Rica se ponía atención a medidas de precaución diferentes a las que se observaban allá; y ver que había información distinta en cuanto a qué cuidados hay que tener. No estoy en la posición de decir que un país fuera mejor que otro, simplemente me sorprendió la diferencia de enfoque hacia la pandemia en un país y en otro. También me sorprendió la diferencia de información: la gente con impresiones sobre Estados Unidos (por ejemplo), que yo no tuve mientras estaba ahí. Como digo, no se trata aquí de juzgar y decir quién está equivocado y quién está en lo correcto; simplemente que, habiendo estado ya en dos países distintos, me sorprendieron las diferencias de manejo de la situación. Fue difícil estar en Costa Rica y no poder ver a mucha gente, considerando que solo estaba aquí de escala. Pero fue lo que tenía que ser, y supongo que todos hemos perdido este año esa posibilidad de estar físicamente cerca de las personas a las que queremos. En todo caso, este viernes, mi escala se termina.

La etapa que sigue para mí es en Monterrey, México. Ahí apoyaré en el programa de formación de los Siervos de la Palabra y estaré trabajando en mi tesis de maestría. No sé exactamente cuánto tiempo estaré ahí. Pero volver a Monterrey es volver a casa; y estoy muy feliz, lleno de buenas expectativas sobre mi tiempo allá. Cuando volví de Estados Unidos algunas personas me preguntaron si lo hacía por la situación de la pandemia, y la realidad es que no: volví porque mi plan desde el 2018 era volver a Costa Rica en el 2020. Ahora que me voy a México, algunas personas me preguntan por qué no me espero a que las cosas mejoren, pero la realidad es que, si bien la pandemia ha cambiado muchos de nuestros planes, también creo que hay que ir construyendo nuestra vida con la realidad en la que estamos, sin dejar que tampoco trunque por completo los pasos que vamos dando.

Image for post
Image for post
La casa de los Siervos en Monterrey, México. Mi casa entre el 2009 y 2011, y 2013–2014 será mi casa otra vez este año.

Y en todo he visto la mano del Señor. Creo que él me proveyó de un vuelo para salir de Estados Unidos cerca de la fecha en que lo había planeado, y me acompañó en el paso por los aeropuertos que en realidad sí era algo un poco intimidante ante la situación actual. También el Señor me proveyó aquí en Costa Rica de todo lo que necesitaba, y sobre todo de la oportunidad de estar con mis hermanos y mi familia. Y ahora también me proveyó de los pasos que necesitaba para seguir adelante con la etapa en México.

He aprendido a vivir mucho más en el presente de lo que solía hacerlo. Estoy aprendiendo a no pensar en el futuro más allá de una o dos semanas, porque la realidad en la que estamos cambia cada día y, lo que hoy es imposible de hacer podría abrirse la semana entrante, o lo que hoy se puede hacer podría quedar obstruido en dos semanas. En este tiempo en donde me ha tocado hacer una transición entre tres países, estoy aprendiendo a estar atento a las oportunidades, y aprovechar las que se presentan para dar el siguiente paso. Eso es lo único importante: el paso que sigue. Y así voy haciendo mías las palabras de San Pablo: Una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. (Flp. 3:13–14)

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch

Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore

Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store