INDIFERENCIA

Por mucho tiempo, hubo momentos tristes, de frío y soledad. Mi mente vagaba en otra dimensión queriendo evadir las sensaciones de aquella realidad, hasta aquel día en que bajando la escalera nuestras neuronas conectaron sin querer y sin razón alguna.

Súbitamente respondimos al llamado de aquello que parecía ser solo emoción pasajera. Anduvimos nocturnos por las calles angostas deambulando de aquel antiguo pueblo, aveces no sabiendo que decir, aveces observándonos, luego reímos hasta el amanecer.

El manto celestial nos cobijaba con su velo de estrellas cuando emprendíamos hacia el mundo de Morfeo, al de los sueños.

Sin embargo, seguíamos presentes con los ojos bien abiertos y el corazón palpitante sin razón hasta que de la nada y sin querer se juntaron nuestros cuerpos helados de miedo. Por un instante creí que soñaba, luego nuestras bocas conversaron haciéndose una, y así, fundidos completos y asustados, continúamos hasta que surgió la luz, allá en el horizonte, que por la ventana apenas alcanzaba a percibirse.

Una fecha lejana e inolvidable, aunque mas corta de lo que pareciera ser; y que dirán cuando se enteren ?, y quien aceptará tal disparate ?, cuanto seremos juzgados por haber descubierto al amor y a sus secuaces la magia y la pasión ?. No temas, que nadie aún murió de admiración, seremos tan comunes como cualquier mortal, viviendo este secreto, esta alegría compartida a la que llamaremos vida, y con ella, hacia los demás, indiferencia.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.