La composición musical en el ministerio

“Adoren al Señor con regocijo. 
Preséntense ante El
con cánticos de júbilo”
Salmo 100:2 NVI

Como iglesia local creemos que la Biblia nos invita a adorar a Dios a través de todo lo que hacemos con el fin de exaltar Su nombre, mostrar al mundo Su amor y edificar Su Iglesia. Dentro de este llamado a vivir una vida en expresión de adoración se encuentra la composición musical para la iglesia local.

Al momento de escribir una canción, el compositor procura presentar verdades bíblicas de manera clara, acompañadas del complemento musical adecuado de forma tal que pueda ser fácilmente entendida y acogida por la congregación. Si logramos esto, es muy probable que la canción alcance ser de mucha bendición para el cuerpo de Cristo.

Una buena composición musical es aquella que logra resumir en simples palabras nuestra fe y producir una respuesta activa de parte de la congregación.

Ahora bien, la pregunta clave que debemos hacer es, ¿qué detalles se deben considerar a la hora de crear una composición musical? A través de los años Ministerio RED ha producido varias composiciones tomando como fundamento ciertos principios básicos. Estos principios nos han permitido lograr que gran cantidad de las composiciones introducidas a nuestra iglesia sean bien aceptadas.

I. Doctrina

Primeramente, cada canción escrita debe estar centrada en la Verdad que es Cristo y ser aprobada por líderes maduros en el ministerio. Buscamos que cada palabra que ha de ser cantada por la congregación esté basada en un fundamento bíblico correcto. Cada frase es filtrada por la Palabra de Dios y escogida con la intención de acercar a cada oyente al Dios revelado en las Escrituras.

II. Visión

Por otro lado, cada canción debe estar alineada a la dirección que Dios ha depositado en el corazón de la iglesia local. Es decir, tanto las enseñanzas del pastor principal, como la cultura de la iglesia deben resonar en cada composición.

Las canciones con mayor capacidad de bendecir nuestras iglesias son aquellas que plasman lo que el Espíritu Santo está haciendo en estas.

III. Audiencia

Es necesario estar muy claro sobre qué grupo de personas se está impactando cuando se compone música. En el caso de Ministerio RED, buscamos que las composiciones contengan de manera intencional mucha energía y elementos musicales modernos donde los jóvenes puedan sentirse más cómodos y atraídos a la hora de adorar.

IV. Inspiración e Intimidad

Creemos que la música fue creada por Dios y para Él; por lo tanto, la misma debe expresar fielmente las palabras y pensamientos que Él ha dicho sobre sí y acerca de nosotros. Toda composición debe nacer como fruto de nuestra relación con Dios en el lugar secreto. Nuestro trabajo es el resultado de horas de intimidad con el Espíritu Santo a través del estudio de Su Palabra y en oración.

Nuestra intención final al componer es ver una generación adorar libremente a nuestro Dios conforme a su palabra