Vacío

Me siento vacía. No tengo palabras. Se borró el abecedario de mi mente, de mis manos. Escribo y borro. Me cuesta muchísimo escribir sin pensar que alguien puede darse por aludido en mis palabras, entonces borro. Así se hace difícil siempre.

En esos momentos los que no hago otra cosa que pensar se me vino a la mente que: la realidad es que nadie se da aludido por mis palabras, mas yo, me siento perseguida porque quizás mis palabras van dirigidas a alguien. Y en verdad, no van dirigidas a nadie.

Escribo un tuit y me persigo. Posteo una canción y me persigo. Y en verdad, nada va dirigido a nadie.

Entonces un poco me volqué al papel y al lápiz. Ahí donde nadie me ve escribo con libertad. Bueno, no. Ahí tampoco lo hago. Porque tengo miedo que alguna vez alguien revise mis cosas y encuentre mis cuadernos y los lea. Entonces escribo en otro idioma. Estoy perseguida. Perseguirme me bloquea.

Ahora me siento un poco más libre acá. Porque no muchos saben que tengo este lugar. En verdad, nadie sabe. Y en definitiva: ¿a quién le importa?

Se siente como si me hubiesen dado vuelta y de a poco fueron cayendo palabras, frases, letras. Me vacíe de miedo. Me bloquearon. En mí está resurgir de las cenizas y volver a las palabras.

Like what you read? Give Miss Carlaina a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.