¿Así que trabajas en Publicidad?

Hágame el favor de identificarse.

La comunicación. Todo empieza ahí. Desde que nacemos aprendemos a usar el lenguaje para comprender el mundo, darnos a entender y sobre todo, generar una reacción ante los demás.

Sin embargo, las palabras son inertes, abstractas, vacías y carentes hasta que les damos voz. Pero qué pasa cuando esa voz no expresa sino crea confusión.

Problemas.

Eso es lo que ocasiona cuando nos queremos comunicar.

Aquí ya no importa cómo lo dijo sino qué. Y ese es uno de los problemas que he vivido en Publicidad. ¿Qué quiso decir el Cliente con moderno? ¿Brillante, llamativo, que vibre, emocione?. Ahí es donde surgen toda clase de frustraciones, ideas retrabajadas, ejecuciones devueltas. Todo por el simple hecho de no saber expresarse con claridad.

Pero la culpa no es del Cliente. En la escuela no nos enseñan a hablar, incluso nuestra familia tiene sus propios códigos con los cuales aprendemos a decir sin expresar, a hablar sin llegar a algo. Que es muy diferente a nada.

Así que para erradicar esa situación debemos recordar algo que tampoco aprendemos más que viviéndolo: empatizar.

empatía
f. Sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra:
la empatía consiste en ser capaz de ponerse en la situación de los demás.

Recordemos que el otro no piensa como nosotros -ni siquiera tiene la obligación de hacerlo-. A partir de eso, tratemos de expresar sin adornar, dejemos de lado las palabras que dicen pero no dan certeza y hablemos, expliquemos de tal manera que no quede dudas.

Quítemosle el absolutismo a palabras como moderno, atractivo, que emocione y digamos las cosas como son: quiero una campaña moderna, lo cual es: una familia tipográfica parecida a Futura, un diseño sin tanto adorno, donde se resalte mi producto. Tan sencillo como utilizar a las palabras como puentes, no como neblina.

Eso he aprendido de la Publicidad: que las Marcas se comunican mediante mensajes, imágenes o experiencias pero para lograrlo, lo que necesitan es que las personas que las representan aprendan a hablar y no a llenar los espacios con palabras que dicen más no expresan.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.