#MyKindOfMantra

¿Así que trabajas en Publicidad?

Mi vida a través de los mantras que he tomado de todo el mundo.

Según yo, soy una persona que no se maneja bajo un código “siciliano” o tiene un lema de armas. No, simplemente he tomado las decisiones como vienen y de un tiempo para acá estoy actuando “con cierta meditación”*.

*Aunque todavía me gobierna el impulso, he descubierto que “pienso, luego existo; actúo, luego improviso” es una buena forma de empezar a vivir.

Sin embargo, mirando hacia atrás, sí me he manejado bajo ciertos mantras. El primero que se me viene a la mente era de Friedrich Nietzsche e iba más o menos así:

“Después de aprender un ideal, supéralo.”

Con el tiempo y mis constantes cambios de agencia y caos personal, encontré uno que me rigió durante 7 años:

“Lo unico permanente es el cambio…

Así que escribamos sobre arena todo lo que sea absoluto y que el viento se lo lleve.”

Ya después opté por una frase de William Blake:

“El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría.”

Y hace unos años, a partir de un post de Daniel Granatta, empecé a creer en este:

“Si quieres cambio verdadero, pues… camina distinto.”

Sin embargo, en estos 12 años de trabajar en Publicidad me he encariñado y utilizado como código de trabajo estos mantras:

Somos Asesores de Marca

Lo aprendí en Grupo 5. Más que verlo como una actitud soberbia (que caemos muchos en el medio al vernos como “yo sé y tú no, Cliente”) me representa un compromiso ante la Publicidad y las Marcas. Al igual, al vivir en G5 todo el análisis que conllevaba el trabajar con una Marca: conocerla, así como sus productos y servicios, los de su competencia, vivir la experiencia de primera mano, analizar los mensajes y empatizar con los Valores que quiere transmitir, me hizo siempre ver este medio como algo no frívolo, sino lo que es: un constante aprendizaje en lo que vive una Marca, desde sus formatos: ATL, BTL, Branding, Social Media, Digital, Inversión de Medios, UX, hasta experiencias, mensajes, etc.

Así que ser Asesor de Marca es un compromiso que trato de tomar en todo momento que vivo en el medio.

Atención al Detalle

Este es uno de mis favoritos porque me titulé al vivirlo día a día en La Sociedad. Mi Director Creativo venía de una escuela donde todos los detalles hacían la diferencia. Cada que le presentábamos una idea, él nos empujaba a enriquecerla; cada que estaba detrás del monitor viendo el layout, nos preguntaba cómo darle una mejor estética sin perder el mensaje; cada que producíamos algo, nos incitaba a ver cosas que nadie más veía pero que al final nos hacían querer La Idea.

Gracias a eso, empecé a apreciar los trabajos que surgían del medio y de otras disciplinas, enriqueciendo la forma de apreciar las cosas.

Venimos a dar soluciones, no problemas

Este apareció en un momento que trabajé de freelance. Sólo en ese momento que brinqué la burocracia de una agencia: Cliente-Cuentas-Planning-Medios-Creativo a Cliente-Freelance, comprendí que el Cliente tiene casos que se pueden resolver de una manera inteligente ya que al conocer los recursos que disponía y que nos dejaba en nuestras manos, supe que todos los problemas que surgían, en vez de detenernos, nos hacían buscar alternativas. Bien ahí.

Las ideas basadas en Estrategia son a prueba de gustos

La suma de todas las agencias e ideas rebotadas por cliente se tradujeron en una charla con Berni:

“Mira, la idea que tengo para BC México es que dejemos de presentar ideas y que el Cliente nos haga cambios porque el color no le gusta o la frase o la imagen o el concepto. Lo que debemos lograr es presentar ideas basadas en Estrategia para que el Cliente se decida por análisis y no por gustos.”

Funcionó. Con el tiempo, él me enseñó una manera de conceptualizar y con lo que había aprendido en Planning, las ideas que presentamos tenían un transfondo que las hacían fuertes y no se caían simplemente por un “logo más grande o cambios de tipografía o color”. No estuvimos exentos de eso, pero La Idea se preservababa por su Estrategia.

En ciertas ocasiones recuerdo esos mantras y los aplico en mi vida diaria y a pesar de que en twitter subo otros con el hashtag #mykindofmantra, estos 4 me hacen llevadera mi experiencia laboral. Aunque he de confesar que con el tiempo (y ciertas decisiones que estoy tomando en mi vida laboral) se van a agregar más.

Luego les diré cuáles se agregaron pero hoy les comparto un mantra que siempre escucho cada que tengo una junta o presentación que me es importante y me sirve como mi entrada al ring (obviamente imaginario): Attitude and respect.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.