Estafadora

Yo te dije que nos escondamos y le gritemos por la ventanita del portón. El vidrio hacía que todo se viera amarillo desde adentro. Y nuestras caras amarillas y nuestras risas. Y pasó nomás la vieja, y yo abrí despacito la ventanita y le grité: ¡Estafadora! y después los dos: ¡Estafadotafadora! Y cada vez más fuerte ¡Estafatafadora! La nona me había dicho: “5 centavos más la tiene a la leche esa vieja estafadora” y yo pensé que hacíamos justicia.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Let your mogic flow’s story.