¿Quiénes realmente quisieron a Reino Unido fuera de la Unión Europea?

“The past just voted against the future.”- Joven Británico twitteando al darse a conocer los resultados.

El pasado jueves 23 de junio en un histórico referéndum el Reino Unido convocó a tomar una decisión sobre la permanencia de dicho país dentro del bloque económico más poderoso del mundo, la Unión Europea. Referéndum que el primer ministro, David Cameron, había prometido durante campaña y por presiones de la oposición tuve que cumplirla, que, cabe recalcar, al siguiente día después de darse a conocer que el leave había ganado con un 51.9% de votos, el PM anunciaba que para el mes de octubre dejaría el cargo.

Sin embargo, según muchos economistas y expertos en política el daño ya estaba hecho, RU ya no quería ser más parte de la UE, que si bien el proceso legal de separación empezará una vez que se invoque al artículo 50 del Tratado de Lisboa y este tardará dos años, las consecuencias ya se pueden empezar a sentir, por ejemplo, depreciación de la libra ante el dólar e incertidumbre en todos los mercados del mundo y otras que se reflejaran en el largo plazo como la facilidad para los estudiantes universitarios de estar en alguna universidad de Europa o para recién egresados de trabajar en cualquier país miembro.

“Nos han arrebatado nuestro futuro”, es lo que se escuchaba por parte de la mayoría de la juventud británica mientras los resultados se daban a conocer, y es que según datos que The Economist publicó, el 64% de la población entre los 18 y 24 años de edad votaron por permanecer mostrando una relación negativa al remain mientras más longeva era la población.

Los jóvenes expresaban que si bien existían problemas dentro del RU ellos no creían que fuese culpa de la Unión Europea y además, serían ellos quienes tendrían que enfrentar las consecuencias a largo plazo de la salida del RU de este bloque regional, donde la población que realmente se veía fuera de la UE y apelaba por el nacionalismo y el euroescepticismo probablemente no llegará a ver. Siendo así como una vez más, este tipo de acontecimientos va más allá de las consecuencias que los mercados puedan reflejar, gente de mi edad, con la que yo me puedo identificar ha quedado desilusionada y con varios sueños frustrados.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.