La loba que aúlla por la literatura juvenil y de fantasía

Hace días, leí en un blog que Victoria Aveyard, autora de la saga de novelas juveniles La reina roja, había reconocido en una entrevista que utilizó los clichés de las novelas de fantasía y distopía adolescente populares del mercado véase, Juego de tronos y Los juegos del hambre respectivamente, porque deseaba ganar dinero fácil. A pesar de que Aveyard nos pueda parecer una mujer de poca imaginación, avara y tacaña, hay que reconocerle que tiene un toque de genio por haber logrado que los lectores compraran sus libros y quisieran ver más de estos clichés de literatura infantil y juvenil. Lo único que queda preguntarse es si los escritores de todas las categorías qué se han escrito piensen lo mismo que Aveyard, y vean en la literatura solo un negocio más para ganar dinero fácil: Tal vez, me atrevería a decir que incluso Haruki Murakami ha pensado lo mismo que Aveyard, solo que no se atreve a declararlo públicamente, por temor a ser juzgado. Sin embargo, existen escritores como Nacho Padilla que verdaderamente sienten pasión por los libros y nacieron para hacerlos vivir. Es aquí donde entra la escritora mexicana Verónica Murguía y su novela Loba, publicada en 2013. En esta ocasión, para esta tarea, quisiera indicar que la autora de Loba cumple con ciertas características que pueden brindar una novela popular de fantasía, que no está narrada de forma perezosa e investiga lo que se propone a mostrar: Una novela fantástica medieval.

Murguía nacida en la ciudad de México el 5 de noviembre de 1960, se ha destacado por ser una empedernida narradora e ilustradora de libros infantiles, además de ser novelista, es traductora y maestra. En 2013 se convierte en una de las primeras autoras mexicanas en ganar el premio Gran Angular de Literatura juvenil en España. Sus obras más importantes son: El ángel de Nicolás, Auliya, y La loba. Hablamos de una escritora que entiende a la perfección lo que es el mundo infantil y juvenil, al punto en que la propia reina de España, Letizia Ortiz, la recomendó como lectura para sus hijas. Si hay un libro en especial que creo yo, que se acerca a lo descrito por Alessandro Baricco que tenga calidad literaria y no requiera que se deban leer otras obras antes para poder comprenderla, además de reconocimiento mundial es precisamente Murguía. La redacción de la escritora se siente fresca y crea cierta atmosfera medieval fantástica que ayuda al lector más joven en sentirse identificado, observando aquel mundo medieval en uno lleno de misterios y posibilidades. Murguía le brinda a su novela de Loba una protagonista femenina, elemento que es poco común en las novelas de fantasía, puesto que casi siempre el héroe principal es un hombre, y las mujeres están como cebo o damiselas en peligro. La protagonista, Soledad será re construcción de un nuevo modelo de mujer, alejado de la princesa trofeo que espera a ser salvada por el héroe masculino. Los personajes de Murguía crece con nosotros se desarrollan y los vemos sucumbir. Asimismo la narrativa de la escritora mexicana es muy rica en cuantas descripciones, Murguía no se le pasa por alto en hacer gala de su conocimiento sobre la Edad Media. No por nada se tardó, prácticamente diez años escribiendo Loba. De esta manera los lectores se encuentra en la obra de la escritora mexicana, un nuevo parámetro de literatura juvenil, escrita por una mujer que rescata lo mitológico y lo fabuloso que es el viaje del héroe, un recurso que si bien es repetitivo, se puede seguir innovando y buscándole nuevos modelos para sobresalir. Murguía es además una optimista en torno a la literatura juvenil, viéndola no como un negocio sino como una posibilidad para que los niños puedan abrirse y explorar los horizontes que la fantasía tiene para ofrecer.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Monica Aboites’s story.