Instructivo para cuando me muera

Hoy caminaba y vi un anuncio de una funeraria que decía algo sobre que en lugar de servicios, hacen homenajes… y me quedé pensando en eso, ¿cómo quisiera que fuera cuando yo me muera? (Porque está claro que en algún momento de la linea de tiempo sucederá.)

Pues lo primero es que llevo años pensando en que cuando yo me muera preferiría que la gente en lugar de pensar que qué mal que me morí, pensaran que qué bien que nos conocimos. La gente a mí y yo a ellos, si la cosa es de doble vía. Para que eso suceda es importante aportarle algo a los demás, y en ello me he empeñado durante algunos años, especialmente desde que conocí a alguien que luego se murió y yo pensaba que claro que era una pena que dejara de estar, pero que todo lo que hizo con su vida y en servicio a los demás de alguna manera hace que siempre esté.

Bueno, pero y qué con la ¿ceremonia? Sinceramente quisiera que fuera más como una fiesta y no 48 horas de lloradera masiva. Bastará con que me pongan por ahí en algún lado para estar en la fiesta, y me da igual si se hacen selfies conmigo ahí literal con cara de muerto fresco (espero mínimo verme fresca), si me hacen snaps con filtro de perrito (si Snapchat sigue existiendo)… al final del día me la paso diciendo que #equisaquínadiejuzga, entonces no importa. Eso sí, que me pongan un marco digital con fotos mías divertidas, no en las que me vea increíble sino que me vea real, como soy cualquier día.

Cosa importante: el dress code. No quiero gente de negro porque luto, ya si son de los míos que usan negro porque color a prueba de balas, adelante. Lo que sí es que se vistan como quieran, y más aún, que se pongan como nunca se atrevan a ir a ningún lado pero en el fondo desearían hacerlo. Me gustaría ver gente en tenis, gorras y colores. Ya yo un día estaba orgullosa de haber ido un día a una junta en pijama, así que nada de ropa formal empolvada y sí a todo lo otro.

Estaría bueno que en lugar de estar la gente ahí chuchicheando y semi-llorando mejor hicieran una ronda de contar algo que les haya gustado compartir conmigo y donde se hayan reído, o no sé… algún momento, porque pienso que cuando echamos de menos a alguien lo que más echamos de menos son los momentos compartidos, ¿entonces porqué no tenerlos ahí frescos en lugar de echarlos de menos? Y bueno, por supuesto que ahí yo ya no juego, pero también estaría interesante que la gente compartiera con otros lo que sea que hayan compartido conmigo. Pero si de por sí también me la paso con que #equisaquínadieobliga, pues ahí menos. Ah, también si me pueden poner dedicatorias en Post-Its, estaría cool.

Pongan música, ahí sí no sé cómo lo vayan a arreglar porque no creo que en cualquier funeraria te dejen meter audio. Mínimo una bocinita, y que alguien conecte mis playlists, please. Plan B: Con que pongan los éxitos noventeros, y las que he escuchado con diferentes personas o canto en el karaoke.

Pero eso no es todo, solicitaré y no sé cómo pero dejaré algunos arreglos hechos para que sirvan Gin Tonics de Bombay, y quien quiera que lleve pizza o yo que sé. Hmm, me están dando ganas de ir a mi propio velorio, y bueno sí iré pero no sé si me voy a enterar.

Y como todas las fiestas llegan a su fin, entonces quedará qué hacer con el bulto. Pues como no estoy de acuerdo en vivir de caja en caja para encima acabar en una caja, entonces nada de entierros… me hacen cenizas y se ahí que se reparta entre los que quieran, y pueden hacer cosas como: echar un puñado a volar o al mar (de preferencia en algún sitio interesante), lanzarme al espacio (eso me gustaría), llevar un botecito de cenizas de viaje por todos lados, convertirme en un diamante (pero que por favor no acabe en manos de alguna persona indeseable o mercado negro), mezclarme con pintura para algún cuadro, en un hoyo poner cenizas y luego plantar un árbol (eso también estaría bonito)… pero finalmente harán lo que les de la gana. Solo sí no voy a aceptar que me guarden en una caja, vamos a tener problemas si eso sucede.

Sobre mis cosas y pertenencias, creo que mi hermano se encargará de eso pero si a alguien le gusta o queda alguna de mi ropa, zapatos y accesorios, adelante. Lo mismo con libros, presentaciones, plumas, gorras… de que se llenen de polvo y moho, mejor que le sirvan a alguien.

Y ya… espero que falte mucho para todo esto, pero igualmente, pienso que en la intensión hay algo importante. ¡No falten! Jaja…