Si esto no es lo mejor que podrías estar haciendo… vete.

Si lo que vives no te hace sentir con vida… ve a buscar algo que sí lo haga.

Pero no te quedes así…

No te quedes haciendo algo a medias, medio viviendo, medio de malas, medio con sueño, medio con hartazgo, medio cumpliendo, medio poniendo atención, medio estando. Mejor no lo hagas. Si es para que sea a medias, es mejor un “no” completo, que un medio-sí y un medio-no.

Y es que estar en un lugar solo en lo que aparece la próxima mejor cosa no es estar al máximo. Es que estar con alguien y pensar que tal vez haya alguien mejor es un engaño. Es que hacerse a la idea de que algo “no está mal” es una completa mentira. ¿Sabes por qué? Porque en cuanto aparezca cualquier espejismo que prometa algo más, te irás detrás de ello sin siquiera haberte detenido a realmente vivir lo que tenías, y puede ser que después te haga falta.

Cuando algo realmente te mueve, hace que te levantes con energía sin necesidad de alarmas ni recordatorios. Cuando haces algo que realmente te inspira, lo harías aunque no te pagaran. Cuando algo verdaderamente te interesa, no puedes hacer otra cosa que eso… y ni siquiera te preguntas qué más podrías estar haciendo.

¿Cuándo fue la última vez que pensaste “quisiera vivir en este momento por siempre”? ¿Lo has vivido? ¿Te has atrevido a pensar que existe siquiera?

Vaya que sí existe, y si no lo has vivido entonces esto es solo una señal para empujarte a que vayas a buscarlo. No necesitas cruzar el mundo para hacerlo, ni gastar dinero. No necesitas hacer algo especial en realidad. Basta con que pongas atención a lo que más te gusta y te hace sonreír. A veces son cosas tan pequeñas y simples que puedes llegar a creer que algo así no valdría la pena en realidad. Pero hay un detalle, si eso que crees que es lo que más disfrutas, después te hace sentir mal o sientes que necesitas volverlo a hacer para volver a sentirte bien, entonces eso no es y solo se convertirá en algo que se te hará vicio y que al final te dejará con más sed que saciedad.

Sabrás que es eso cuando simplemente lo disfrutas y lo vives con tal intensidad que si no volviera a suceder te podría quedar ese momento y sería suficiente para siempre. ¿Necesitas un ejemplo? ¿Qué tal ese concierto al que fuiste porque era la única oportunidad en la vida de ver a tu artista favorito? ¿O esa locura que hiciste porque tal vez después ya no sería posible? ¿Qué tal ese tatuaje que te hiciste y lo hiciste pensando en que pagarías dinero y soportarías dolor porque eso sería parte de ti? ¿O cuando besaste por primera vez a esa persona que tantas ganas tenías de besar?

¿Mientras hacías cualquiera de estas cosas o cualquier otra que viva en tu estante de recuerdos más preciados… pensabas en otras cosas, o estabas mensajeándote con alguien más, o viendo videos, o pensando que ya querías irte a cualquier otra parte? Piénsalo.

Cada vez que haces algo y estás pensando que podrías estar haciendo cualquier otra cosa, eso que estás haciendo no te interesa realmente… ¿y sabes algo? Eso que para ti es solamente algo “para mientras”, tal vez podría ser lo máximo para alguien más. Por que eso que a ti te da lo mismo, seguramente es el sueño de alguien más, o no existiría. Las cosas existen porque algo o alguien hizo que fueran posibles.

Deja de hacer porque “no está mal”. Si te gusta pero no te encanta, no lo hagas. Deja de vivir pensando que llegará algo mejor. Si no llegara otro día, ¿quisieras que tu último día se hubiera gastado en algo que no fue tan interesante?

Claro, no todos los días se sienten como una aventura épica ni siquiera para quienes viven con mayor intensidad, pero sí puedes hacer que cada día cuente. ¿Cómo? Dando solo lo mejor de ti en todo lo que hagas, sin importar que tan grande o pequeño parezca el reto o el momento. Hacerlo así no solo te acerca a tu mejor versión, sino que hace que el resultado, más allá de su tamaño, te haga sentir que usaste bien ese tiempo que tal vez podrías haber disfrutado más haciendo cualquiera de esas cosas con las que normalmente te distraes.

Si esto no es lo mejor que podrías estar haciendo… vete, y a veces hasta en irse uno puede hacerlo de la mejor manera posible, dejando en cada paso del camino hacia algo más solo lo mejor.

Recuerda: Si esto no es lo mejor que podrías estar haciendo… vete.