Cuando uno pasa por un tiempo difícil normalmente recurre a aquello que le saca una sonrisa de manera automática; lo seguro; ya sea una canción, un lugar, una persona, un libro.

Stars Hollow ha sido un tipo de hogar desde que,hace muchos años, me sentaba a ver a Lorelai y a Rory; luego a Clark Kent; y luego a Seth Cohen; pero el punto es que cantaba esas tres canciones de inicio tan alto como pudiera, era felicidad. Claro, en ese momento no era la entusiasta que soy ahora, y el orden o la constancia del programa me importaba poco. (Porque, por dicha, sí salía a jugar, o a pasear con mis amigas, y no había wifi); pero ahora, casi una profesional seguidora de la televisión ( y con buen wifi) decidí que volver a este hogar iba a ser una buena idea, así que decidí hacer un maratón. Sorpresa fue que después de terminar la primera temporada las semejanzas de las personajes conmigo (actual) eran bastantes; sentía como estar en una sesión de terapia: ¡Yo tomo mucho café! ¡Yo quiero ser periodista! ¡Yo como mucha pizza! ¡Yo tampoco sé qué estoy haciendo con mi vida! Ahí me di cuenta lo importante que ha sido este show para mí, y como me afectó cuando lo veía creciendo.

Siempre me han cautivado las historias que se cuentan mediante programas, esas realidades que usamos para escapar las nuestras, por eso he perdido/utilizado tanto tiempo en diferentes shows.

7 temporadas, 22 episodios , y 45 minutos cada uno. Era un reto, pero era posible. (Irónicamente, al día siguiente del día que termine de ver la serie,(tiempo después), Netflix decidió agregarla a su repertorio).(PUTLOCKER para aquellos que no saben qué usar aparte de Netflix)

En fin, la serie se sintió como la comida caliente que necesitas en un día frío; una cobija que te arrulla y te reconforta; se sintió como una conversación amena con una vieja amiga; una cálida risa; y constante antojo de pancakes.

El show no es perfecto, la expectativa de la nueva temporada A Year In a Life fue excesiva para mi gusto; obvio estaba en las nubes cuando anunciaron el especial, pero el contexto mundial ha cambiado mucho, tanto que mantener el show como era antes no iba a ser correcto, pero despojarlo de la esencia hogareña y melancólica que posee iba a hacer que fuera un fracaso; y, aunque los cuatro capítulos de Netflix tienen lo suficiente para hacernos felices a los fans, tiene suficiente para causar disgusto a cualquiera.

Leí en las muchas reacciones que han publicado, como han cambiado la vida de Lorelai y de Rory, y hasta exclamaciones de que han perdido esa familiaridad con la que nos identificabamos. La única respuesta a esto es ¡Sí! Qué poca sorpresa hubiera sido si Rory es una periodista exitosa, en un periódico de renombre, con una máquina de café en una oficina gigante, con un matrimonio sólido con un extraño e hiciera FaceTime con la mamá todos los martes. Nadie quería ver eso, porque la realidad es que se crió siendo melancólica, queriendo regresar a casa todas las noches; pero al mismo tiempo queriendo vivir al máximo en el mundo, saliendo de la zona de confort, ser un poco como la mamá. Rory es un dilema en sí, queriendo ser todas esas expectativas que el mundo, y ella, se han puesto; y queriendo ser espontánea, queriendo ir contra corriente, queriendo dejar salir esa incertidumbre que consume a cualquiera que ha leído la cantidad de libros, y visto la cantidad de películas que ha visto; ella sabe que en la vida puede pasar cualquier cosa; sin fin de escenarios. Además, Rory es una millennial, ¿Porqué creyeron que todo le iba a salir bien?, ni el show ni la realidad funciona así.

El escenario en que la colocan (excepto la ridiculez de tener tres teléfonos) es la más acertada posible. No sé si ustedes conocen treintañeros, pero no son los mismos treintañeros que el estereotipo dice. Es Rory dándose cuenta que aveces los planes no salen, que la vida tira curvas; tira wookies; funerales; pone expectativas y las escupe en la cara; la vida misma te hace ir a lo más cercano de hogar, a lo que te haga sentir segura. Y como lo vemos en estos episodios, es volver a ese sentimiento para agrupar ideas, para lamerse las heridas y volver a salir al mundo; mejorada. (Logan, Stars Hollow Gazette, Chilton, Luke’s, la cocina de su casa…Confort)

Lorelai, por otro lado, está cambiada también. Pero al mismo tiempo es lo que su personaje ha sido a través de 7 temporadas; sarcasmo. Es ironía social, económica, y mundial. Es una gran metáfora. Es una mujer inmadura, pero pasional; fue madre a los 16 y se quedó en una etapa, que, como hija única de una familia adinerada, de un pequeño pueblo en Estados Unidos, tenía que ser; «la oveja negra». Lorelai es un llamado de atención a la sociedad, y lo sigue siendo; ya que, ocho temporadas después, sigue igual de dañada. Tratar el tema tabú de la terapia mediante Lorelai fue un movimiento brillante departe de los Sherman- Palladino; porque el hecho de que ella, una persona que no cree en la terapia, le recomienda a alguien ir a terapia, para luego sentirse cómoda en terapia y crecer por ese medio, es brillante. (Lástima que lo estropean denigrando a la terapeuta por tener un hobbie…pero en fin) En estos capítulos la posicionan en situaciones que describen lo que muchos sienten; miedo al conformismo; miedo al haber caído en rutina; miedo a haber llegado al tope de su vida a los cincuenta años; miedo al futuro, y al tiempo mismo. Esa es una realidad, que, con la esencia de los malos hábitos alimenticios y la boca sin filtro de Lorelai, el programa toca con delicadeza y busca que las personas verdaderamente reflexionen: ¿Es usted feliz?

Muchas críticas al cameo de Wild donde Lorelai cree que va a salir al bosque a encontrase a si misma; pero lo que hacen, en mi perspectiva, es exponer escenarios en los que muchas mujeres se encuentran; y señalan que sí existe, hoy en día, la posibilidad aceptable de decir «no sé que siento, así que voy a hacer un pequeño break de la rutina y ordenar mis ideas» y el mundo no se va a alarmar. Ósea, es una mujer con crisis de media edad y acaba de perder a su padre, claro que va a querer cambiar a lo más drástico posible; en este caso la naturaleza para ella.

Los aprendizajes sobran, sin embargo también las críticas al programa; por ejemplo, lo más actual en la mayoría de medios: la falta de diversidad, y el trato estereotipado hacia estos personajes. PERO, para aquellos que vieron las 7 temporadas, el programa es un estereotipo, ¡De eso trata! Rory es una niña a la cual su madre soltera le dio todo para que fuera más de lo que ella fue; Lorelai es una rebelde adolescente que ha sido obligada a madurar en un cuerpo de mamá, y mujer de negocios; Lane, quién era el ejemplo cliché de rebeldía, termina aceptando una vida convencional a lo 2016; Paris deja que sus emociones triunfen sobre sus verdaderos ‘triunfos’ porque siempre ha tenido problemas de confianza; Michelle es gay y Luke repara las tuberías ¡Todo es un estereotipo! Pero todo es para reflexionar, no hay que caer en lo obvio; sino Game of Thrones es un programa de un trono y Walking Dead son solo zombies.

Para cerrar, (porque puedo escribir todo el día de esta serie y lo que ha sido verla, verla de nuevo, y ver lo más nuevo) quiero hablar del pilar de la serie y la Gilmore Girl original, Emily. Mrs. Gilmore es la que recibe más cambios en el nuevo especial; las personas que se han quejado describen que perdió el ‘glamour’ que la posicionaban con gracia en el programa, y dejó de ser ella. De nuevo. Ese es el punto. Emily queda viuda (y en la realidad perdimos tristemente a Edward Herrmann) y entra en un periodo de pérdida que la hacen ver el mundo de otra manera; y aunque su relación con Lorelai es bastante similar a la serie original, Emily cambia con todo su entorno. ¿El elemento más extraño? De un pronto a otro deja entrar a toda una familia de *alerta*esterotipo de latino sirviente* latinos que le arreglan la casa y la limpian, al contratar a una mujer de limpieza a la cual no le entiende. Su relación con esta mujer, Berta, es bastante interesante porque parece ser que es la primera vez que Emily Gilmore no es una clasista, sino que disfruta de la compañía de Berta, (a pesar de no entender nada de lo que dice), y disfruta de su comida, (cosa que no hacía con las demás), aunque no sepa qué o con qué lo cocinó. Al punto en el que cuida de Berta cuando esta se encuentra enferma. Emily demuestra un lado humanista que no poseía antes, aparte de su nieta y su esposo; y aveces su hija. Pero para mí el desarrollo de este personaje es el mejor; la única Gilmore que está viendo al mundo frente a frente después de una gran tragedia y le está diciendo que se joda (luego del estado natural de confusión y dolor que es el luto), pero sale, y sale de eso con todo. Decide comer lo que le gusta, irse de los lugares que no le traen felicidad, dejar de estar con personas que no le aportan nada a su vida, y busca nuevos proyectos que la hagan sentir mejor. Emily es lo que buscamos en una imagen de poder femenino, porque no se rinde. Lo triste es que hizo todo esto luego de que su matrimonio termino. Pero lo positivo es que lo hizo; salir de lugares oscuros así requiere de personas fuertes, y me alegro que la hayan animado a ser un personaje sin resentimientos ni disculpas. Es la más real de todas. (Amo a Kelly Bishop).

El programa es eterno; es para cualquier momento de la vida, es un humor negro; lleno de citas de películas y programas; habla de música, de teatro, de comida, de ciencia, de negocios,de historia. Es un experimento social con fachada de drama adolescente. Es más que Rory y Lorelai; por eso creo que es un buen programa de televisión; y lo recomiendo.

(No voy a hablar de los amores de Rory porque me parece sexista que la determinen por su estatus amoroso; sin embargo sí creo que es real que vuelvan a ser relevantes porque es un programa de tele y el drama amoroso es crack para muchos)

(Si ya vio la nueva temporada sabe con quién queda Rory, y no es ninguno de los #Teams #spoilernotspoiler)

#Itsjustatvshow

#itsalifestyle

#itsareligion