Tres meses viviendo do sola…

Desde marzo estoy viviendo sola fuera de mi linda ciudad, sinceramente pensé que me iría mal, que terminaría incendiado algo, pero veo que, aunque era la niña mimada de mami y papi, he sabido desenvolverme por estos caminos de la vida, al menos en lo que es el mantener el hogar en orden.

El problema a veces es que me siento no sola, sino realmente sola, recuerdo mi vida allá como si hubieran pasado años, en mi ciudad , y las ganas de comer hasta se van, no lloro, pero siento una presión terrible en el pecho y aunque el bullicio de la calle a veces logra ser más del adecuado, en mi interior siento un silencio abrumador. Cuando mis padres me llaman para saber cómo estoy , les contesto con alegría para que se sientan bien, aunque realmente no es así, jamás habría sabido lo que es sentir tanta depresión y pena hasta este momento.

Extraño las caricias ,los abrazos y hasta las peleas tontas que tenía con mi madre, los consejos y la sonrisa angelical de mi padre, el maullido de mi hermoso Tulousse, la suavidad de mi cama y el disfrute de mi espaciosa habitación (la habitación donde duermo es de 2x2 literalmente), aquí todo ello ha desaparecido por completo.

No creí que recién pudiera entender lo que es la autosuficiencia y la soledad a los 23 años, pensé que eso vendría después, pero aquí me tienen, de subidas y bajadas de ánimo, a veces con unas ganas inmensas de tomar un vuelo y no regresar , pero sé que he luchado mucho para estar en esta prestigiosa universidad y no me daré por vencida.

Creo que por eso he retomado las rindas de medium ya que solo entraba para leer una que otra cosilla, pero ahora descubriré la teoría de que escribiendo las penas logras paliarlas, ojalá sea así y me sienta mejor.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.